Precaución con los puertos USB nuevos

Esta es una de esas cosas que pocos saben y muchos ignoran, y, de ser así, puede suponer una verdadera catástrofe.

Las memorias USB han llegado a infinidad de hogares, haciéndose un hueco entre los discos ópticos como medio de almacenamiento, incluso de backup, pero, sobre todo, con una entrada triunfal como medio de transporte de datos fuera de casa.

El caso es que la pérdida de datos de nuestra llave USB puede resultar un verdadero varapalo, y esto puede suceder con relativa facilidad cuando compramos un nuevo ordenador (sobre todo montado a medida), un hub USB, un cable alargador de USB o cualquier aparato con conector USB, así como cuando usamos un ordenador público. ¿Por qué? Pues porque puede haber un fallo hardware (menos común) o porque la persona que montó el aparato ha podido equivocar la correcta posición de los cables de conexión (bastante común en PCs montados a medida, en USB frontales). Si la posición de las patillas del USB está equivocada, al conectar la llave USB (o cualquier aparato con conexión USB) ésta puede dañarse, quemarse, y hacer volar nuestros valiosos datos.

Por tanto, al adquirir un ordenador nuevo, concentrador USB, cable alargador de USB, etc., convendría comprobar primero el correcto funcionamiento del USB mediante, por ejemplo, una memoria vieja vacía antes de introducir un pendrive con datos valiosos.

Esa gente que compra lo que no sabe si quiere…

¿Cuántas veces habéis ido a comprar algo, sobre todo componentes electrónicos, y os habéis encontrado con:
– un producto usado?
– una caja deficientemente embalada (porque ya había sido abierta)?
– un producto en cuyo embalaje falta el manual de intrucciones, un CD o algún componente citado como adjunto en el paquete?
– una caja en la que falta el producto?
– un producto que ha sido abierto?

Si compráis componentes tecnológicos a menudo, seréis afortunados si nunca os habéis encontrado con alguna de estas situaciones.

Yo sí me he encontrado con algo de esto, y eso que no soy un comprador compulsivo de aparatos. En esta ruleta me ha tocado algún producto usado, algún embalaje deplorable, una caja sin un CD de drivers y otra sin un conversor DVI – VGA (que yo recuerde ahora).

¿Y todo por qué? Pues por esa tendencia de mucha gente de comprar cosas “por probarlas, total si no le gustan las devuelve”. Hay quien compra cachivaches sin tener muy claro si realmente los quieren o los necesitan, sin informarse previamente de las características de lo que van a comprar, y será por falta de información en la era internet…

Esa actitud desemboca en gran cantidad de productos devueltos que a otros clientes les tocarán en la ruleta de la fortuna de productos usados o nuevos. Y no, la tienda no rebaja el precio de los productos usados que vende, que esa es otra.

Desde este pequeño rincón de internet me gustaría hacer un llamamiento para que esto deje de ocurrir… con tanta frecuencia, al menos.

Hay muchos foros donde se hablará del producto por el que estáis interesados. La web http://www.ciao.es es muy buena para buscar opiniones de otros usuarios, puntuaciones, ventajas y desventajas (poned en el google “ciao nombre_producto” y ya os lleva a una página de opiniones sobre ese producto).

Otra cosa que funciona es darse unos días o una semana para pensarse bien si realmente se quiere comprar cierto producto o si ha sido un antojo pasajero.

Creo que el que haya pocas devoluciones de productos nuevos nos beneficia a todos, ¿no?

¿Si se usa la GPU para acelerar PhysX, quién renderiza los gráficos 3D?

Parece que hay un interés creciente en utilizar la potencia de las GPU para procesos distantes de mostrar gráficos 3D de generación en tiempo real. Las últimas noticias avalan este interés, con compañías que han llegado a acuerdos con NVIDIA para usar PhysX en sus productos. En este caso se trata de PhysX por GPU, sustentado en CUDA, aunque AMD/ATI está haciendo lo propio para sus tarjetas.

Me parece muy interesante querer aprovechar la potencia de las GPUs para acelerar los procesos del software, pero me hace preguntarme la cuestión que pone título a este post. Es decir, las tarjetas gráficas tienen tamaña potencia de procesamiento porque es necesaria para renderizar en tiempo real las imágenes interactivas de los videojuegos, en su uso general. Cuando ocupamos a la GPU con otra tarea, calculando rutas, colisiones y demás eventos físicos, en el caso de PhysX, es tiempo en el que la tarjeta gráfica no está renderizando la imágen, haciendo los cálculos de color de los píxeles en sus nuevas posiciones.

Por tanto, si usamos esta potencia de procesamiento para cálculos matemáticos de otras áreas distintas a generar las imágenes tridimensionales, ¿quién se ocupa de hacerlas? ¿No se pierde, acaso, potencia de renderizado al distraer a la GPU con otros menesteres? ¿Acaso las GPU tienen tanta potencia que la CPU les estaba ofreciendo un “cuello de botella”?

Pues nada, ahí dejo mis preguntas, y a ver si me consigo enterar de alguna respuesta.

Actualización 5 marzo 2009: efectivamente, parece ser que hay pérdida de rendimiento en el procesamiento de gráficos cuando se usa PhysX por GPU. Tal es así que a día de hoy recomiendan disponer de una GeForce 9600 GT o superior para cuando se quiera habilitar PhysX por GPU en un juego que lo soporte.

Hay, sin embargo, una excepción. Sucede cuando la cantidad de física usada es elevada y resulta un cuello de botella para la CPU, consiguiendo que la GPU se aburra. Esto sucede, por ejemplo, en (al menos) algunas demos de PhysX por GPU que Nvidia ha puesto a disposición de los usuarios. En estos casos, habilitar PhysX por GPU resulta productivo, aún con una tarjeta gráfica de generación anterior.

Por tanto, habilitar o no PhysX por GPU puede resultar productivo o contraproducente en una aplicación 3D interactiva o juego. Ha de ser el usuario quien, activando o desactivando la opción, compruebe si mejora o disminuye el rendimiento de “frames” por segundo. Si no se aprecia caída de rendimiento, seguramente todo quede más vistoso con los efectos que el juego o aplicación haya incluido por uso de PhysX.

Intel presenta Core i7: me aburro

Intel ha presentado oficialmente la nueva microarquitectura Core i7, sucesora del Core 2 Duo, y los diversos análisis comienzan a aflorar.

Parece que los nuevos micros van a rendir mucho mejor en aplicaciones multihilo y tendrán mejor eficiencia energética, sin embargo, en muchas aplicaciones no habrá cambios, o incluso empeorarán algo los resultados. Recordemos que el Core 2 Duo inició una espléndida etapa para Intel, y sí trajo consigo mejoras de rendimiento respecto a la anterior microarquitectura en el software del momento.

¿Qué ha sido del tiempo en que un nuevo procesador hacía que todo el software que tenías fuese más rápido? Ha habido un cambio radical en este sentido. Ahora el software ha de actualizarse, para poder funcionar mejor en nuevos microprocesadores.

Esto hace que este tipo de novedades hardware me aburran. Desde hace bastante tiempo, y hablo únicamente en cuanto al PC de escritorio, creo que hay hardware suficientemente avanzado como para soportar la mayoría de las aplicaciones que la gente demanda o necesita. Intel lo sabe, por ejemplo, y de ahí el Atom, un microprocesador contenido y suficiente para muchos de los aspectos cotidianos de un PC. Por lo tanto, el hardware me aburre, y lo que me estimula son las novedades software y como van mejorando poco a poco sus prestaciones, comodidad, aspecto, etc. Un software al que le sobra hardware para funcionar, y que va creciendo y aprovechándolo mucho mejor.

Kingston DataTraveler 2GB – 4GB aprobados

Hacía tiempo que venía probando memorias flash USB, pero no me terminaban de convencer. Extenuantemente lentas y un diseño poco consistente, para mi gusto.

Esto ha cambiado últimamente, con la adquisición de un par de memorias Kingston DataTraveler, de 2 y 4 GB. La verdad es que, de entrada, las he visto robustas, y su diseño las hace fáciles de agarrar, con letras en relieve que ayudan a tal propósito. Una vez conectadas, me ha sorprendido gratamente la velocidad, muy lejos de otras memorias del mismo precio. Por menos de 7 euros la de 2 GB y 11 euros la de 4 GB, estas memorias son capaces de grabar 1.10 GB de ficheros mixtos en poco más de 4 minutos, y leerlos en menos de 2 minutos.

Problema con Wacom Bamboo Fun en GIMP 2.4.6 y solución

Los usuarios del GIMP que se hayan pasado a una tableta gráfica Bamboo Fun de Wacom, o los usuarios de la Wacom que hayan querido experimentar con el GIMP, se han encontrado con un problema de “pérdida de foco”, al menos bajo XP. Por culpa de esto, el cursor no se mueve (ni pinta) en el GIMP aunque se esté moviendo el lápiz por encima de la tableta gráfica.

En problema parece estar en el GTK y se supone que se verá solucionado en futuras versiones del GIMP. Hasta entonces, tenemos una solución provisional aportada por voluntarios. Consiste en bajarse estos dos archivos link 1, link 2, y copiarlos en el directorio \bin de la carpeta donde tengamos instalado nuestro GIMP. (Por ejemplo, c:\program files\gimp-2.0\bin ).

Es posible que no sea totalmente estable, de hecho, a mí el programa se me cierra de vez en cuando, por lo que es recomendable e importante guardar el trabajo a medida que hagamos cambios.

Links e información obtenidos de esta fuente.

¿Tiene utilidad un disco duro de mayor capacidad, aún si no la pienso aprovechar?

Los discos duros tienen una capacidad cada vez mayor, y un precio que se suele mantener rondando los 60 euros para “el tamaño del momento”, pero que no baja de los 40 euros aunque sea un disco duro de mucha menor capacidad.

Por lo tanto, a menudo pensaba si valía la pena gastar 20 euros más en un disco duro de mayor capacidad si el usuario sabe que no le va a dar uso.

No es que esté muy puesto en el tema, pero según he leído (con algunos modelos, al menos), usar un disco duro de mayor capacidad tiene una ventaja sustancial independientemente de si se va a usar, o no, toda su capacidad. Esta ventaja es la velocidad de transferencia de datos.

¿Por qué ofrece mayor velocidad de transferencia de datos un disco duro de mayor capacidad? Pues, porque aunque tengan la misma velocidad de rotación de platos (7200 rpm en la mayoría de los discos actuales), está otra cosa que se llama “densidad de la información”. Digamos que van los datos “más apretaditos” en el mismo espacio, por lo que, a igual velocidad de rotación, se obtiene mayor velocidad de transferencia de datos.

Por lo tanto, en principio, si alguien tiene dudas con el tamaño de disco duro a elegir, si no hay mucha diferencia de precio entre dos opciones, el de mayor tamaño le debería ofrecer mayores ventajas, vaya a darse uso a toda su capacidad o no.

¿Discos “maestros” y “esclavos” a distinto precio?

Hace un tiempo que veo que en PCBox ha aparecido la diferenciación disco duro “maestro de sistema” y “esclavo”, a distinto precio. Al fin, encuentro en Noticias 3D la explicación a este sinsentido.

Resulta que es una diferenciación de precio que no tiene nada que ver con los dos tipos de disco duro, que son el mismo, sino que se trata únicamente de diferenciar a los que se aplica el canon digital y a los que no. Esto es, según la ley, el canon no se aplica al disco duro que va destinado a contener al sistema operativo, pero sí a los que se van a usar para almacenar solo datos. Por lo tanto, el disco duro de un ordenador nuevo está exento de pagar el canon digital.

Esto quiere decir que, en principio, si vais a una tienda a comprar un disco duro por separado, se os supondrá que va a ser usado como “esclavo” y se os cobrará un extra. Sin embargo, si el uso que le vais a dar es reemplazar vuestro viejo disco duro “maestro”, deberéis indicarlo a la tienda para que no se os aplique el canon digital.

Anda que…

Portátiles PCBox: aprobados

La red de tiendas PCBox oferta desde hace un tiempo, además de ordenadores a la carta, portátiles a la carta, es decir, bajo una misma carcasa, tú eliges el tipo de procesador, de disco duro, cantidad de memoria, con o sin Wi-Fi, Bluetooth o tarjeta de televisión.

Tenía mucho interés en ver qué tal iban estos portátiles, pues el ser de PCBox nos garantiza que, si se nos estropea el grabador de DVD, por ejemplo, no tendremos que enviar el portátil a ningún fabricante durante X días para que nos lo arregle (siempre un engorro), sino que lo llevamos a la tienda y se cambia en un momento, o bien lo podemos cambiar nosotros mismos. Esto se ve bastante posibilitado gracias a que podemos ver cómo se montan las piezas de nuestro portátil en directo, así como montarlas nosotros mismos con ayuda de uno de los profesionales de PCBox, con lo que ya vemos como va el tema, o también pedir que nos lo preparen a parte, si no nos interesa ver el proceso.

Recientemente, he tenido oportunidad de comprobar lo que un portátil PCBox puede dar de sí, y no está nada mal, sobre todo para su precio. En concreto, tuve acceso a un portátil con las siguientes características:

Portátil NB700, que cuenta de serie con:

- Batería de 9 celdas.
– Pantalla 15,4″ panorámica.
– Tarjeta gráfica NVIDIA 8600 M GT 512 MB memoria independiente.
– Firewire, lector multitarjeta, regrabadora DVD, 4 USB y demás conectores típicos (sonido, red, módem).
– Lector de huella digital.

A lo que se ha añadido:

- Procesador Intel Core2 Duo T7700 2.4 GHz 4 MB FSB800.
– RAM 4 GB DDR2 667 Kingston.
– Disco duro 100 GB SATA 7200 rpm.
– Tarjeta de red mini PCI-E Intel 4965 AGN OEM Wireless.
– Adaptador Bluetooth mini portátil FL90.

Con todo esto, cuesta a día de hoy 1124 €.

Además, el chaval que me lo mostró, le puso Windows Vista Business 64 bits, con un precio final de 1261 €.

Hora de comentar. Comenzaré por la batería, de 9 celdas, que tarda 3 horas en cargar y sobresale un poco de la carcasa rectangular del portátil, pero también ofrece 3 horas de autonomía usando Wi-Fi. El disco duro elegido ha sido de “poco tamaño” (muchos no necesitan tanto), en pro de una velocidad encomiable de 7200 rpm, cosa que se agradece a la hora de cargar aplicaciones.

Los 4 GB de RAM necesitan un sistema operativo de 64 bits para que puedan ser usados al completo. Esta persona en concreto, ha instalado el Vista Business de 64 bits, y el Ubuntu de 64 bits. Es la primera vez que veo un Vista en versión final funcionando, y no se aprecia nada raro. Tarda un poco en cargar, pero una vez dentro del sistema se mueve fluido, y el apagado del ordenador es muy rápido. La carga de aplicaciones, en este portátil en concreto, es rápida. Hablo de GIMP, por ejemplo, y también de la carga de nivel de la demo de Doom 3.

La tarjeta Wi-Fi del portátil es otro de sus puntos fuertes. Esta Intel 4965 va de perlas. Me refiero a capacidad de conexión a “larga distancia” con paredes por medio, donde otras tarjetas ven mermada su conectividad, es decir, la velocidad y estabilidad de la conexión. Además, es reconocida por Ubuntu, y funciona sin problemas desde el primer momento bajo este Linux.

Como aspectos negativos, sólo se me ocurre indicar que la pantalla tiene un pobre ángulo de visualización (aunque como en tantos otros portátiles), y que el diseño es muy normalito, y en la parte inferior se ven varias tapitas con sus respectivos tornillos (aunque no desentonan y además un portátil no suele verse por la parte inferior, y sin embargo, ayuda a una fácil sustitución de componentes, bien por actualización o por reparación).

Con el portátil nos regalan (al menos en su caso) un maletín básico y un ratón óptico con recogedor de cable, y eso sí, nos viene con un disco con todos los drivers de todos los componentes, tanto para Vista 64 o 32 bits como para XP.

En cuanto al precio del portátil, se puede reducir entre 50 y 110 euros si le ponemos un procesador T7500 (2,2GHz, 4 MB) o un T7250 (2 GHz, 2 MB), y entre 30 y 70 euros si le ponemos un disco duro de 5400 rpm de 250 GB o de 80 GB, respectivamente. Y en lo que sí podemos reducir el precio, y dejarlo bajo los 1000€, es si no lo pillamos con Vista, y le instalamos Linux, por ejemplo, o un Windows del que ya tengamos licencia (eso sí, hay que tener en cuenta que un sistema como Windows XP en su versión Home no está preparado para procesadores multinúcleo, con lo que se desaprovecharía el doble núcleo del Core 2 Duo).

LG L194WT-SF y ASUS EN8600GT aprobados

Como soy buena persona (…) “doné” mi monitor LG L1919S a mi hermano, para que jubilase su quemado 17″ CRT, y yo me hice con el panorámico LG L194WT-SF que estaba incluyendo en mis microPCs, tipo de monitor que tenía muchas ganas de probar, ya que el TFT 19″ normal se me hace excesivamente alto e incómodo para la vista. Al mismo tiempo, compré una tarjeta gráfica basada en el chipset gráfico NVIDIA 8600GT, aprovechando que se han situado en un precio entre 90 y 100 euros.

Hablemos del monitor. Aprecio por primera vez en qué consiste conectar un monitor por DVI, y me gusta; hay varios parámetros de configuración de los que ya no nos tenemos que preocupar. En cuanto al monitor en sí, el colorido y respuesta genial, y (como me imaginaba) muy cómodo a la vista, aunque, eso sí, me llevó un tiempo configurarlo. Cuando puse por primera vez el L1919S, tan sólo venía excesivamente claro, con lo que bajando el brillo al 50% y el contraste al 80%, ya obtuve un colorido genial. Este otro, en cambio, venía con una tonalidad excesivamente rojiza para mi gusto, y también muy claro, con lo que tuve que ajustar varios parámetros, pero al final conseguí una configuración de color más o menos idéntica a la que tenía, y que es la que me gusta. Por si alguien se compra un LG L194WT-SF y no se aclara a configurarlo, tal vez con los parámetros que yo he usado le quede a su gusto (si es que todos los L194WT-SF se comportan igual, cosa de la que no estoy seguro). Primeramente, bajamos el brillo al 60%. Luego, subimos el contraste, al 100%. En la temperatura de color, que viene a 6500K por defecto (como el L1919S, y sin embargo no se ve igual), subimos dos puntos, con lo que queda un punto por debajo de 9300K (la temperatura de color baja, tira a tonos rojizos, y la alta, a tonos azulados; eso va por gustos). Si usamos su entrada DVI, ya hay muchos parámetros de los que no nos tenemos que preocupar, como posición horizontal y vertical, reloj o fase. Y, de todas formas, podemos probar tranquilamente a cambiar la configuración hasta encontrarnos a gusto, pues, si nos liamos, tenemos la opción de restablecer de nuevo los valores de fábrica.

Otro aspecto interesante a comentar del monitor es que admite dos ordenadores conectados simultáneamente (uno por DVI y otro por D-Sub), y con un botón de la pantalla se puede intercambiar entre el visionado de uno o de otro.

Como “pega” al monitor, podemos mencionar que los juegos “antiguos” (Doom 3 demo, por ejemplo), no están preparados para el formato panorámico, con lo que en éste los elementos en pantalla cogen un aspecto engordado. De todas formas, esta apariencia que cogen las cosas es algo que, desde el primer momento, lo vemos con naturalidad, y disfrutamos el juego como si no hubiese nada raro; de hecho, tuve que fijarme para darme cuenta de que había algo raro en la visualización. Por otro lado, seguro que a partir de ahora cambiará la cosa, ya que el formato panorámico se está extendiendo, sobre todo en portátiles, donde ya es un estándar. Juegos como Tomb Raider Legend o Quake 4 ya están preparados para el formato panorámico, y se agradece. En el otro caso, si el juego no permite la resolución 1440×900, la que mejor se adapta es la 1280×1024. El monitor ya se encarga de encuadrarla correctamente.

En cuanto a la tarjeta gráfica, excelente rendimiento por menos de 100 euros. Cosas como Doom 3, con todos los detalles al máximo, se mueven suavemente, y la salida DVI viene genial para un monitor como el comentado. El ventilador pasa parado (o a escasas revoluciones -no sé, porque no lo oigo-), la mayor parte del tiempo, incluso cuando la tarjeta está funcionando a plena carga (cuando se pone a funcionar, sí se escucha, pero ocurre rara vez, y se para enseguida). Eso sí, esto ocurre tras instalar los drivers oficiales de NVIDIA.