Ubuntu 11.10 con Gnome Shell: aprobado

Hace escasos días que Canonical publicó la última actualización de su famoso sistema operativo Ubuntu. En este caso, llegamos a la versión 11.10, que ya está disponible para descarga en versiones de 32 y 64 bits.

Canonical ha ido un paso más allá en esta ocasión, en la buena dirección en la mayoría de los puntos, aunque han quedado colgando algunos flecos. Primeramente, hay que decir que han instaurado Unity de manera global, tanto si poseemos aceleración gráfica por hardware como si sólo podemos usar un escritorio sin aceleración gráfica. En cierto modo, no han tenido más remedio, puesto que han dado el salto a Gnome 3 y ya no podían usar el tema por defecto de Gnome 2. Así, han pulido su entorno Unity de manera que funciona prácticamente igual de ambas maneras, aunque, eso sí, hay que acostumbrarse a que se acabó Gnome 2 y ese es un cambio drástico que no gusta a muchos.

Han trabajado muy duro en Canonical, y se aprecia, para adaptar y mejorar Unity, el Centro de Software de Ubuntu y cambiar todo a Gnome 3. Aún así, han desaparecido muchas opciones de personalización y temas por defecto, cosas no soportadas aún por Gnome 3, y ahí llegamos a un nuevo punto que puede resultar negativo para muchos usuarios, eso de… ¿y ahora como hago esto?

Lo bueno es que, en general, el cambio ha sido positivo, y tras buscar un par de cosas, como el de cómo cambiar las fuentes o cómo quitar el antialiasing de las mismas (hay que instalar un programa que se llama “Configuración avanzada (de Gnome 3)”, todo comienza a quedar a gusto del usuario, yo, en este caso.

Aunque se ha trabajado mucho en Unity y funciona correctamente, los temas por defecto que trae usan letras en tono “pastel” que me fuerzan demasiado la vista (nada mejor que negro sobre blanco, para leer, o viceversa), así que la mejor parte del nuevo Ubuntu, para mí, es que han puesto a golpe de click la instalación de Gnome Shell directamente desde el Centro de Software. Gnome Shell trae consigo el tema visual Adwaita (tema que usa unos colores de letras más amigables a mi gusto), y la verdad es que, tras un rato de uso, quedé totalmente encantado con el modo de funcionamiento de Gnome Shell, por encima de la experiencia con Unity y por encima de lo que era Gnome 2 clásico. La parte negativa es que ciertos programas, como el reproductor de música Banshee, se integran con Unity, mientras que no lo hacen con Gnome Shell.

Así que el nuevo Ubuntu me ha convencido por completo, y ya es para mí la mejor versión de este sistema publicada hasta la fecha. Esto otorga buenas vibraciones de cara a la próxima versión LTS. Enhorabuena, Canonical, y gracias por dos cosas: una, por este estupendo sistema operativo, y dos, por haber despejado mis dudas e incertidumbres acerca del futuro del escritorio sin Gnome 2 y haberme devuelto la confianza y pasión por vuestra distro.

Sin más, os dejo unas cuantas capturas de pantalla, correspondientes, eso sí, a la interfaz Gnome Shell.






Instalar Firefox 5 en Ubuntu 10.04 LTS

Somos unos cuantos los que nos resistimos a cambiar (o estamos encantados con) la LTS de Ubuntu, pero claro, algunas aplicaciones, aunque con actualizaciones de seguridad al día, se encuentran estancadas en una versión algo antigua, como es el caso de Firefox.

Para ponerlo al día, nada más fácil que introducir una línea en el terminal:

sudo add-apt-repository ppa:mozillateam/firefox-stable

Tras introducir el password, se añade el repositorio de la última versión estable de Firefox al gestor de paquetes. Ahora sólo tenemos que ir al menú Sistema – Administración – Gestor de actualizaciones y, al pulsar en Comprobar las novedades, ya nos muestra la disponibilidad de la última versión de Firefox, que se instalará sin problemas y sin más preguntas.

¿Es tan seguro mi GNU/Linux?

Un tema del que estoy bastante harto es del de las “violentas” discusiones tipo usuario de Windows contra usuario de Linux a ver quien lo tiene más… seguro (el sistema operativo, se entiende).

Como usuario habitual de Linux, me gustaría dar mi visión personal.

Primero. Creo que acerca de qué sistema es más seguro es un tema del que sólo un buen y experimentado hacker podría hablar con conocimiento de causa. Además, no me cabe ninguna duda de que rebentaría la seguridad de cualquier sistema operativo de escritorio sin apenas despeinarse, sea uno u otro.

Segundo. Como usuario de Linux, ¿me siento seguro ante ataques? Ciertamente, no. Vale que sí, me siento seguro contra virus y malware en general, pues, para empezar, la inmensa mayoría no está creado para ejecutarse sobre mi sistema operativo, aparte de que sí creo que el sistema tiene menos predisposición a padecer este tipo de males. Ahora bien, no puedo más que rezar porque ningún hacker o cracker desee atacar el PC que se encuentra tras mi IP, bien sea para copiar/borrar información, para instalar un keylogger o cualquier efecto indeseado, pues me temo que dará igual que use un firewall, que lo tenga configurado con denegación de conexiones entrantes o que no responda a los pings, porque me parece más que probable que mi sistema vea su seguridad comprometida.

Sí, vale, tengo la sensación de estar un poco más protegido que en Windows, pero tampoco mucho más. Si he elegido Linux como sistema operativo no ha sido por temas de seguridad.

A los usuarios de Linux: no ser tan inocentes ni tan rayantes con la seguridad de nuestro bien querido sistema operativo. Ni los servidores más seguros, con sus propios sistemas dedicados de firewall y sus técnicos dedicados a supervisar los ataques consiguen a menudo eludirlos, por mucho que ejecuten el Linux más avanzado, estable y seguro. Basta con ver una muestra reciente. Cuanto más en un PC de escritorio. Y otro tanto a los usuarios de Windows, por supuesto.

La única ventaja en seguridad de Linux que veo, de cara a servidores, es la posibilidad del software libre de permitir realizar un parche propio ante un problema puntual. En todo caso, en nuestro PC de escritorio, si somos víctimas de un ataque puntual, estoy seguro de que, o bien ni nos enteraremos, o bien nos daremos cuenta del ataque, pero esto será cuando ya sea tarde, tras ser conscientes de unos visibles desperfectos.

¿Y cómo puede un hacker conocer mi IP si mi firewall hace que mi equipo no responda a pings y sea “invisible” en internet? Muy sencillo: cada vez que visitamos una página web, cada vez que chateamos, cada vez que uno usa P2P, cada vez que nos conectamos a un FTP, etc. etc., nuestra IP queda al descubierto ante nuestro “interlocutor”.

¿Cuál es el problema de la seguridad? Los sistemas operativos van corrigiendo agujeros de seguridad, en Windows porque se buscan de forma masiva nuevas puertas y los buenos hackers los comunican a Microsoft, y también porque aparecen nuevas amenazas que atacan a gran escala y es posible enterarse de las vulnerabilidades y corregirlas gracias, sobre todo, a los datos provenientes del feedback de los usuarios de las aplicaciones de seguridad. En GNU/Linux hay que añadir la auditación de cógido, tarea que se realiza con menor frecuencia de la que sería deseable. Con todo, hay multitud de agujeros de seguridad sin tapar en cualquier sistema operativo, unos porque no han sido descubiertos aún y otros porque sus descubridores prefieren guardarse el secreto para usarlo en beneficio propio. Si un agujero de seguridad se explota a baja escala y se usa con usuarios sin conocimientos concretos (la mayoría), sería bastante difícil de detectar el problema y más aún de informar correctamente a los desarrolladores para crear un parche adecuado.

Podéis dudar de mis palabras, pero no creo ir muy desencaminado.

Ubuntu 10.04: cómo mostrar avisos de notificaciones sin retardo

El notificador de actualizaciones, tanto de seguridad como recomendadas, de Ubuntu 10.04, está configurado por defecto para avisarnos sólo una vez por semana si hay actualizaciones, aunque las encuentre antes. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los usuarios de GNU/Linux prefieren “sufrir” los avisos más a menudo e instalar las actualizaciones en cuanto están disponibles.

Lo que tenemos que hacer para que el gestor de actualizaciones nos avise en cuanto encuentre algo nuevo es lo siguiente.

Primero, pinchamos con el botón derecho encima del menú del panel de aplicaciones y seleccionamos “Editar los menús”.

A continuación, nos vamos a “Herramientas del sistema” y marcamos el “Editor de configuración”.

Ahora vamos al menú “Aplicaciones – Herramientas del sistema” y abrimos el programa del “Editor de configuración”. En el, buscamos en la sección “apps” la subsección “update-notifier”, y, pinchando con el botón derecho sobre “regular_auto_launch_interval”, editamos y cambiamos el valor de 7 por 0.

7 es el número de cada cuantos días se nos avisará de que hay nuevas actualizaciones para el sistema. Podemos poner más o menos días, y 0, en este caso, que significa que nos avise en cuanto encuentre algo nuevo, sin demora.

youtube-dl: YouTube HQ/HD offline para conexiones lentas

Muchos usuarios no disponen de conexiones a internet tan potentes como para visionar vídeos en alta calidad del servicio YouTube. Para muchos, incluso el modo 360p se resiste.

En los repositorios de Ubuntu se encuentra una excelente herramienta para ayudarnos a bajar el videoclip de YouTube en su mejor formato para después visionarlo tranquilamente sin cortes. Su nombre, youtube-dl, aunque, eso sí, como muchas potentes herramientas de GNU/Linux, su uso se basa en la línea de comandos, aunque es muy sencillo usarlo.

Así pues, nos vamos al “Centro de software de Ubuntu” y buscamos youtube-dl, y lo instalamos.

Su manual completo de uso lo tenemos, como siempre, bajo el comando

man youtube-dl (pulsar q para salir del manual)

aunque creo que con lo que os cuento a continuación será suficiente para la mayoría.

Supongamos una dirección, una de un vídeo de mi propiedad, para estar seguros de no infringir copyright del autor. El código a escribir en el terminal sería:

youtube-dl -b -t http://www.youtube.com/watch?v=TYDZ-lWogYE

Con esto se baja mi vídeo al directorio actual en el que nos encontremos. Las opciones significan lo siguiente: -b indica al programa que baje el vídeo en la mejor calidad disponible y -t sirve para usar el nombre con el que el vídeo está etiquetado en YouTube como nombre de archivo.

Fuera del tema del post, os indicaré una segunda utilidad que os puede interesar. Supongamos mi vídeo de nuevo. En este caso existe el permiso expreso para extraer el audio a mp3, por ejemplo (siempre que se mantenga el nombre original y no se use con ánimo de lucro :P), para poder escuchar el audio en un reproductor de mp3 o un móvil.

¿Cómo podemos extraer el audio de un vídeo flv y pasarlo a mp3 u otro formato de sonido? Pues con la utilidad pacpl, de nuevo disponible en los repositorios de Ubuntu y manejable desde el terminal.

Así, para extraer el audio de mi anteriormente bajado vídeo a un archivo mp3, la orden sería la siguiente:

pacpl Dani_Fern_ndez_Link_ED_primer_borrador-TYDZ-lWogYE.flv -t mp3

Esta orden crea un archivo del mismo nombre pero con formato mp3 en el directorio actual, listo para pasarlo a vuestro reproductor favorito y escucharlo donde queráis.

Por último, con la orden

pacpl -f

se mostrará una lista completa con todos los formatos posibles para codificar y decodificar que pacpl tiene disponibles para manejar.

Problema de inicio exageradamente lento de Ubuntu en Live CD y solución

No es la primera vez que me encuentro con el problema de que grabo la ISO de Ubuntu y, al arrancar desde el CD, parece que se pone a una velocidad mínima el lector y tarda una eternidad en iniciar el sistema.

Antes pensaba que era problema mío, por mi grabadora o hardware, pero ahora ya lo he constatado con tres equipos diferentes, así que puede ser que sea algo más general de lo que imaginaba.

El caso es este. Desde la versión 9.04, si grabo la imagen ISO de Ubuntu con Brasero o con CDBurnerXP (desde Windows), el disco parece que se lee aparentemente bien, pero cuando arrancamos el sistema desde el CD, baja la velocidad de giro (no se escucha prácticamente ruido desde el lector CD) y notamos que el sistema tarda una eternidad en iniciarse.

La solución, probada en tres equipos diferentes, pasa por grabar la ISO con K3B. Este programa consigue hacer una copia tal que hace que el CD funcione correctamente en el lector e inicie a la máxima velocidad permitida, vamos, como debería ser.

Instalar Flash Player 10 64 bits en Chromium bajo Ubuntu 64

En esta ocasión vamos a ver cómo instalar Flash Player de 64 bits en el navegador web Chromium bajo Ubuntu 64 bits, para que los elementos Flash funcionen como deben bajo estas configuraciones. La verdad es que el proceso es prácticamente idéntico a cómo lo hicimos para Firefox.

La solución es la siguiente. Vamos al gestor de paquetes del sistema operativo y seleccionamos para desinstalar la versión actual que tengamos del Flash Player. Hecho esto, vamos a esta dirección de Adobe Labs y nos bajamos la última compilación de la versión de 64 bits de Flash Player que están preparando (10.0.45.2 a día de hoy).

Una vez tenemos el archivo, lo descomprimimos y nos encontraremos con uno llamado “libflashplayer.so”. Este archivo tenemos que copiarlo, con derechos de administrador, dentro del directorio
/usr/lib/chromium-browser/plugin
(desde el terminal, la orden sería
sudo cp libflashplayer.so /usr/lib/chromium-browser/plugins/
).

Con este sencillo paso, ya tendremos activado Flash Player de 64 bits y solventados los problemas que nos causaba la versión de 32 bits en Chromium, como por ejemplo, no poder adelantar vídeos en YouTube.

Nota: el componente Flash Player, instalado manualmente, no se autoactualizará, así que tendremos que estar atentos a las nuevas publicaciones del plugin y repetir el proceso de instalación cuando sea necesario.

Ubuntu 10.04: primera oleada de actualizaciones

Canonical acaba de publicar la primera oleada importante de actualizaciones para el nuevo Ubuntu 10.04.

Con ellas ya disponibles desde el gestor de actualizaciones (que hay que iniciar manualmente, pues, al no ser actualizaciones de seguridad, no se muestran de manera automática), Ubuntu pone al día gran cantidad de paquetes (la mayoría de gran uso) del sistema, entre ellos, el kernel Linux, gedit, Rhythmbox o GIMP.

Sin duda, se trata de las primeras correcciones de errores hallados tras la salida al público del nuevo sistema operativo, con lo cual, si estabas pensando en actualizarte, este es un buen momento, ahora que ya se han solucionado los primeros errores, suponemos que los más visibles, típicos de cada nuevo sistema que entra en circulación.

Ubuntu 10.04 LTS: primeras impresiones

Por fin ha llegado el nuevo Ubuntu y ha tocado probarlo, por supuesto.

La verdad es que cada vez que me enfrento al sistema operativo de Canonical lo hago siempre con ilusión, pero también con cierto recelo, pues no sería la primera vez que se producen regresiones no agradables en cuanto al software en sí o reconocimiento de mi hardware, teniendo que quedarme en la versión anterior en espera de que se corrijan esos errores seis meses más adelante.

No obstante, la tónica general desde la 9.04 ha sido de mejora continua, sin nada que objetar en cada nueva versión, y en esta ocasión no parece ser diferente.

Ubuntu 10.04 LTS ha cumplido todo lo que yo espero de este sistema operativo: correcciones de errores y mejoras incrementales que no rompen con la forma tradicional de usar el sistema operativo, manteniendo el tema visual, apariencia y modo de uso que me gustan y al que estoy acostumbrado. Es cierto que en Canonical han decidido dar un cambio visual al clásico tema Human (que, al igual que aquel, no es de mi agrado), pero también es cierto que los temas clásicos siguen pudiendo usarse tras un simple click en las opciones de apariencia.

Así, el nuevo Ubuntu se muestra como el Ubuntu de siempre, más pulido y lleno de mejoras internas, pero que no nos depara ningún cambio traumático (salvo la primera impresión de lo rápido que se inicia). Lo que sí es de agradecer es disponer, en los repositorios oficiales, de las últimas versiones del software más usado (Firefox 3.6.3, OpenOffice.org 3.2, GIMP 2.6.8, Pidgin 2.6.6, Blender 2.49b, etc.).

Así, la actualización a Ubuntu 10.04 se convierte, de nuevo, en una actualización totalmente recomendable, con el añadido de que, si nos gusta, al ser una LTS, dispondremos de 3 años de soporte en cuanto a actualizaciones de seguridad. Esto quiere decir que no tendremos por qué cambiar (ni reinstalar) el sistema durante este periodo de tiempo, con la tranquilidad que eso otorga a ciertos usuarios.