Primer día con Ubuntu

¿Vas a probar Ubuntu o GNU/Linux por primera vez? Tal vez estos primeros pasos que yo he dado te puedan servir de ayuda.

Aunque usuario habitual de Windows hasta la fecha, hace varios años que vengo probando las distintas distribuciones de GNU/Linux que van apareciendo.

Una de las pegas que tenían para mí estos sistemas eran fallos en la interfaz, tanto poco compenetrada con las aplicaciones como fallos de apariencia. Pero de eso ya hace tiempo, y SuSE fue la distro que me enseñó que el escritorio GNU/Linux puede estar totalmente compenetrado y pulido.

Otro problema era la tarjeta gráfica aceleradora, que no conseguía hacer funcionar. También me era un problema las fuentes en las páginas web, que al no estar hechas más que para Windows, se visionaban de forma horrible, en algunos casos.

El principal hándicap ante Linux era, sin embargo, la conexión a internet. Mediante módem, iba pero… horriblemente lenta (si ya el módem era horriblemente lento de por sí). Hoy en día tengo el router ADSL Wi-Fi, y sigue siendo un problema, por la dichosa RT73 que no me da funcionado. No obstante, he decidido recobrar el cable de conexión y ver, en profundidad, como sería un día (o más, quien sabe), únicamente bajo Linux con internet.

En esta ocasión, me instalé primero el Kubuntu 7.10, pues siempre había sido más de KDE. Me encontré con programas que no se cerraban correctamente, y me instaban a informar de errores, y un gestor de paquetes que se quedó frito y dejó de funcionar.

Puse Ubuntu 7.10, entonces. Wow!, me dije, vaya cambio.

Me instalo el sistema, rápido y sencillo. Inicia, ya tengo conexión sin problemas, y ya me aparece una ventanita avisando de que hay actualizaciones de seguridad. A medio mega de ADSL, tardaron una horita en descargarse (dos horas me estaban tardando las de XP). También me aparece una ventanita avisando que me puedo instalar los drivers oficiales de nVIDIA para habilitar la aceleración gráfica. Pincho, se baja e instala automáticamente, en poco tiempo. Ya tengo aceleración, y descubro que los efectos básicos de ventanas del Ubuntu son elegantes y no agobiantes (para mí el cubo del Compiz Fusion… es bonito, pero no va conmigo).

¿Por dónde comienzo ahora? Software que quiero en mi sistema.
Me voy al menú “AplicacionesAñadir y quitar“, que está bien organizado por categorías, y con un simple click se marca programa a instalar, entre una gran lista que tiene de todo, luego se baja y se instala automáticamente, quedando listo para funcionar.
– Me instalo el aMSN para cubrir el hueco del Windows Live Messenger, ya que el Pidgin no se lleva bien con el envío de archivos; sin publicidad, bonito, no echo nada en falta. Además, permite agrupar las conversaciones en una sola ventana mediante las siempre útiles pestañas, en lugar de tener abiertas varias ventanas, una por conversación. Por si no sabéis, me gusta tener a mano las pestañas siempre que sea posible. Estupendo.
– Me instalo el Akregator, para cubrir el hueco de mi recién descubierto y utilísimo FeedReader. Genial. Interfaz similar, funcionalidad similar, e importa los archivos de canales guardados del FeedReader sin problemas. Más tarde, descubro que me gusta más un lector RSS que se llama Liferea.
– Me instalo el K3B para cubrir el hueco del CDBurnerXP Pro. El K3B ya lo conozco, sin problemas.
– Me instalo el XMMS para cubrir el hueco del Winamp. Descubro que me gusta más otro programa que viene de serie para reproducir archivos, el reproductor Rhythmbox.

No se me reproduce MP3 “de serie”. No hay problema, me voy a un tal “Gestor de paquetes Synaptic“, que está en el menú “SistemaAdministración“, pincho en el icono “Buscar” y pongo “gstreamer”. En el resultado de la búsqueda localizo un tal gstreamer-fluendo-mp3. Le doy doble click, se marca para instalar, pincho en el icono “Aplicar“, y ya tengo reproducción de MP3. También busco “mstt” e instalo una cosa que pone “msttcorefonts“. ¡Ya tengo las fuentes de Windows, y las páginas web ya se muestran correctamente, así como los documentos OpenOffice que tenía creados bajo Windows! Además, como ya no tengo la vista tan buena como antes, descubro que Ubuntu, (y cualquier GNU/Linux, en general), tiene una visualización de fuentes que me resulta mucho más cómoda y relajante que Windows, con o sin el famoso ClearType.

Abro Firefox, intento instalar el Flash Player automáticamente. Da error (cosa que no es habitual). Voy a la página de Adobe y bajo el plug-in en formato tar.gz. Lo descomprimo y voy a la consola. Entro en el directorio (“cd install_flash_player_9_linux“) y ejecuto el programa (“./flashplayer-installer“). Me pregunta “Y“es o “N“o. “Y” a todo, e instalado el Flash Player.

Ya tengo todo lo que necesito para mis funciones habituales. El GIMP, y el OpenOffice.org, entre otros, ya vienen de serie. Copio mis archivos personales al disco duro, y continúo con lo que sea que haga bajo Windows como si tal cosa, mientras de fondo suena mi música favorita. Me vengo a editar este post, y guardo una imagen para ejemplificar y dar fe de este primer día con Ubuntu.

Y ahora… ¿volveré a Windows? ¿Volveré hasta que tenga Wi-Fi bajo Linux? ¿Aguantaré con el cable, que estorba bastante pero me aporta mayor velocidad? No… daría una respuesta contundente a esa pregunta, pero sí que, ya puestos, unos días más, como mínimo, los pasaré bajo este agradable entorno.

Anuncios

Escribe tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s