El misterio de Ricky Martin y la nocilla (o mermelada, o helado, o…)

Amigos de la nave del misterio, permítanme hoy alejarme de los temas de costumbre y hacer un viaje al pasado, a un suceso que conmocionó España, incluso otros países, de la noche a la mañana. Un suceso con muchas cuestiones sin resolver todavía hoy. Hablo del caso de Ricky Martin en el programa “¡Sorpresa, Sorpresa!”, conocido por todos, pero visto por nadie que yo conozca. Hay quien afirma haberlo visto en la televisión aquel día, y hay quien cree firmemente que todo ha sido un bulo, una leyenda urbana. ¿Verdad? ¿Mentira? Hoy, si me permiten, trataremos de buscar las respuestas, o , tal vez, crear más incógnitas, buscando más allá del hecho en sí. Trataremos este tema tan intrigante para mí, con tantos cabos sueltos tanto para los que opinan una cosa como para los que opinan la otra.

Pongámonos en situación. Año: 1999. Un programa de gran audiencia en decadencia: “¡Sorpresa, Sorpresa!” Un nombre: Ricky Martin. Un producto pringoso: mermelada. Un perro, una niña.

Yo me encontraba en el instituto. En un día aparentemente normal todo da comienzo. Son las ocho de la mañana, primera hora, día después de la emisión del programa. Un compañero de clase pregunta quién vio el día anterior el programa, para comentar lo que, él dice, había visto. No, nadie había visto el programa, pero la noticia comienza a extenderse como la pólvora. Una noticia morbosa y bastante realista, que, si no ocurrió, terminaría ocurriendo; cuando se ponen cámaras ocultas, se ven cosas inusuales. Pero al tema; el mismo día, el día siguiente a la emisión del programa, a primera hora en toda España,  casos similares. No es como cualquier leyenda urbana, que se transmite poco a poco, de uno a otro.

Hasta aquí el hecho. Ahora bien, mis dudas al respecto, esos cabos sueltos que llevan años sin pegar. Estamos hablando de un país en el que sólo unos pocos tienen lenta conexión a internet. La tarifa plana aún no está instaurada; estar conectado sale caro y los que conectan no lo hacen durante horas. La misma internet y sus posibilidades es una total desconocida para los chavales sin recursos económicos del instituto. No, nadie tiene móvil salvo los empresarios. Los únicos medios de comunicación de masas son la tele, la radio y la prensa.

A día de hoy, la idea generalizada del tema es que se trata de una leyenda urbana. Parece la más razonable: en todos estos años no se ha filtrado ningún vídeo que demuestre lo contrario. Hay unas cuantas personas que afirman haber visto el hecho en el programa, pero la psicología dice que no son fiables.

Dejemos al lado ahora la falsedad o veracidad del hecho, porque no sacaremos ninguna conclusión por más que nos esforcemos. Lo que para mí es un misterio es lo que sigue. Pensemos que, efectivamente, ha sido simplemente la mayor mentira colada a los españoles. ¿Cómo, en aquellos tiempos de incomunicación, una buena mañana, salta la noticia en todo el país? Desde luego, requiere una buena organización. ¿Una noticia calculada y difundida para ejecutar un día concreto mediante qué medio a todos los “ganchos”? Lo que nos lleva a otro punto. Para semejante trama, suponemos que habrán hecho falta muchos “ganchos”. ¿Cómo no se conoce de ninguno que haya dicho “sí, yo ayudé a difundir el bulo aquel día”, con una explicación de cómo se llevó a cabo? ¿Acaso hicieron todos un pacto sagrado de que jamás lo revelarían? ¿Pudo ser iniciado todo por una única persona conocedora de la verdad, de que tal hecho no sucedió? ¿En ningún hogar español NINGUNA PERSONA vio el programa completo para poder afirmar la veracidad o falsedad de la noticia? ¿NADIE? Sí bueno, los pocos que afirman haber visto el programa dicen que todo ocurrió hasta cierto punto en el que cortaron la emisión y pasaron a publicidad, pero ya nadie les hace caso.

En fin, amigos. Unos quieren creer que fue verdad, mientras que muchos, ya casi todos, creen que nunca ocurrió. Yo, me reservo mis dudas expuestas; si alguien me las puede aclarar, es bienvenido. No es como cualquier leyenda urbana, que se transmite poco a poco de persona a persona, en las que ya desconfías desde el principio.

Me da que esta sería la mayor broma a gran escala, de no ser porque, para que sea broma, hay que decir al final que lo es.

Anuncios
de Dani Publicado en Varios

Escribe tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s