Pensamientos sobre los orígenes de la vida

Cuando era pequeño, me enseñaron religión, que el ser vivo provenía de un dios y esas cosas.

Cuando crecí, en la escuela me enseñaron que el orígen de la vida fue una chispa y un cúmulo de circunstancias, y de ahí surgió todo lo que hoy conocemos. Supuestamente, era una explicación científica.

Pero crecí más y topé con mis propias suposiciones y razonamientos.

En plena era informática y auge científico, desde luego la explicación escolar me parece todo menos científica (la otra, tal como la cuentan, también). ¿Una chispa que crea vida? ¡Amos, hombre, seamos serios!

La vida no parece ser algo… aleatorio, y menos cuanto más se estudia y más descubrimientos se hacen. El ser vivo más simple que nos podamos imaginar tiene las siguientes características: capacidad de autorreproducirse, por tanto tiene un ADN y unas funciones básicas, pero complejas, para poder sobrevivir hasta entonces, hasta que se reproduzca por primera vez. Porque, esa es otra, este primer ser vivo tuvo que mantenerse con vida lo suficiente como para llegar a clonarse. Y todo esto, estas funciones y esta complejidad, un ser que se autorreplica, ¿nos quieren hacer creer los científicos que surgieron por una chispa a partir de materia inanimada?

Pues mira, yo, desde luego, no sé la respuesta, pero esta que nos contaron me parece bastante pobre. ¿Tiene razón la religión? Tampoco lo creo, aunque tal vez una mezcla de ambas me parecería más probable. Científicamente, un “dios”, un ser que tal vez no podemos ni imaginar, pudo haber creado ciertas (o muchas) cosas (al igual que nosotros creamos ordenadores, con todo un mundo interior). ¿Y este ser creador de dónde salió?

Sinceramente, pensar en estas cosas (así como en dónde está el límite del universo y qué hay detrás), sólo me dan mareo y dolor de cabeza, y como no está a mi alcance conocer la solución, prefiero dedicarme a lo que interesa de verdad, a vivir esta vida en la que estamos y llevarlo lo mejor posible; disfrutar siempre que se pueda, procurar tener preocupaciones las mínimas y no hacer ni buscar problemas donde no los hay. A veces no cumplo ni con mis palabras; creo que debería leérmelas a mí mismo más a menudo…

Anuncios

Escribe tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s