Un mundo de oportunidades

A veces pienso que el mundo está sobrecargado de gente e ideas, así es que cuesta encontrar trabajo, pero otras veces pienso justo lo contrario, aunque con matices.

La sociedad tiene acceso, por primera vez, a todo un mundo de conocimiento y formación, que ha superado con creces las posibilidades que introdujo la imprenta en su día. Enciclopedias, diccionarios, manuales y tutoriales por doquier para cualquier tarea, científica o artística.

Pero fijaos en la gente. Se pasa las horas en el Facebook, en el World of Warcraft, en el Messenger, en la PlayStation, viendo películas o series a tutiplén “gracias” al P2P, alimentando “flames” interminables, en el Twitter y ocupaciones similares. Tengo la sensación de que cada vez se vaguea más (y no lo digo despectivamente; cada uno que haga lo que quiera o lo que pueda).

A lo que voy es que la gente que se lo curra, que estudia, que crea, está en un buen momento, sobre todo cuando se traten de temas susceptibles de ser distribuidos por internet. El mundo está lleno de gente que desea consumir buen material nuevo, pero poca que lo trabaje y lo cree. Si haces música o vídeos, si programas buen software o juegos, si tienes un sitio web rico en contenido creativo, tienes puertas abiertas. El éxito del trabajo bien hecho está casi asegurado, y, si te lo montas un poco bien, podrás vivir holgadamente de ello.

Aunque de cara a la vida laboral, esta actitud también suele terminar por verse recompensada. Cada vez veo más “carteles” de “se necesita experto en”. Porque estudiar y terminar una carrera, bueno, la terminan muchos, ¿pero cuántos lo han hecho en serio y cuántos arrastrando hasta conseguirlo? ¿Cuántos con convicción y gusto por lo que hacen y cuántos pensando más en lo que van a ganar y menos en el camino elegido, para luego tener un trabajo e ir zafando como pueden? Desde luego las empresas, y más aún, la gente, como tú y como yo, vamos a valorar en quién confiamos para cada tarea, y lo valoraremos más por su disposición y buen hacer que por el título que tenga colgado de la pared.

Así pues, si te encanta hacer algo pero te da tanto trabajo y tan pocas satisfacciones a priori que estás a punto de tirar la toalla y pasarte a la vida mediocre y “fácil”, piénsatelo bien, porque, seguramente, eso que haces vale realmente la pena, te hace sentir alguien completo y orgulloso de ti mismo, y la sociedad te lo agradecerá (aunque si tienes mucho éxito, muchos de esos, incapaces de hacer nada bueno y con una vida más bien pobre, te criticarán despiadadamente, pero tú tranqui, que eso será buena señal).

A veces pienso que el mundo está sobrecargado de gente y buenas ideas… pero poca gente que trabaje para llevarlas a cabo. Así es que el mundo está lleno de oportunidades, para gente como tú, si decides aprovecharlas.

Anuncios

Escribe tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s