Sony Ericsson Xperia Neo: aprobado

Han pasado algo más de dos años desde que estrenara mi, hasta entonces, último móvil. Se trataba de un Nokia 5800 Xpress Music, al que, desde aquí y antes de nada, quiero dedicarle un pequeño homenaje.

El 5800 ha resistido estupendamente el trote de estos dos años: ha aguantando caídas con y sin “calcetín”, rutas de montaña en bicicleta con alguna caída también, ocho horas diarias de calor solar dentro de un coche en verano… y se mantiene como el primer día. Ni una rayadura apreciable a simple vista, batería en buen estado, pantalla impecable. El único “pero” que ha acumulado a lo largo de este tiempo es que, de cuando en cuando, se queda colgado durante el encendido y hay que sacar la batería para reiniciarlo. Con esto y todo, ha sido el mejor móvil que he tenido hasta la fecha. Pero no penséis que lo tiro sin cariño; ha pasado a manos de mi hermano, a quién su LG sí lo deja tirado sin contemplaciones desde hace tiempo.

Dicho esto, la materia que hoy trato versa sobre mi nuevo terminal, un Xperia Neo de Sony Ericsson, versión Vodafone.

Hacía tiempo que me venía interesando por el tema de Android, así que, aprovechando una oferta especial, me decidí a cambiar de terminal. La gama alta (Galaxy S, Nexus One, etc.) se me iba de precio con descuento y todo, por tanto mi opción estaba en la gama inferior de Android, donde las opciones más interesantes estaban entre el Galaxy Ace, HTC Wildfire S o, un nuevo candidato de último momento, Xperia Neo. Lo cierto es que ya me había decidido por el Galaxy Ace cuando me enteré de que existía un tal Xperia Neo quien, más o menos por el mismo precio que el Ace, ofrecía mejor pantalla, mejor cámara, vídeo en HD, mejor procesador, Android más actual de serie y SD de 8 GB. Tras investigar en el feedback de la red, no me quedó ninguna duda de por cual apostar.

Pues bien, ya lo he recibido (y otorgado su primera caída), y la impresión es muy buena, en general. El móvil, que a mí me parece de estética diferenciadora y elegante, con una tapa trasera que encaja milimétricamente a la perfección, ha llegado de serie con Android 2.3.3, y, al contrario de lo que dicen los vídeos y comentarios de la red, no tarda dos minutos en arrancar, sino unos 30 o 40 segundos, más o menos lo normal en los Android. Incorpora un procesador SnapDragon de 1 GHz de nueva generación que mueve la interfaz con suavidad. Tal vez son chorradas, pero Sony Ericsson ha incorporado una serie de efectos y colores, una interfaz propia de la casa que ha quedado bien resuelta, bonita y elegante a la par que funcional, aunque algunos de los programas y widgets de la casa preferiremos no usarlos o, incluso, desinstalarlos. No obstante, la experiencia Android no se ve afectada: todo está en su sitio. La pantalla, de 3.7″, luce 854×480 píxeles, lo que no está nada mal para su categoría, aunque no se vea como la Super AMOLED del Galaxy S.

Con todo, los detalles técnicos más diferenciadores del Xperia Neo vienen marcados por el carácter multimedia del terminal. La cámara, de 8.1 megapíxeles, tal vez no diga demasiado hoy en día, de no ser por contar con la tecnología CMOS Exmor R de Sony, con la que consigue unas fotografías y vídeos sensacionales en condiciones de baja luminosidad, ¡comprobado! La cosa no termina ahí, porque si juntamos esto con el motor BRAVIA para móvil que incluye el dispositivo, obtenemos un resultado notable. Básicamente, el motor BRAVIA se ocupa de realzar el colorido de fotos y vídeos a la vez que reduce el ruido gráfico. El resultado, ya digo, no decepciona. Basta decir que el terminal viene con un par de vídeos de demostración, y visionando uno de ellos, este, parece que la pantalla ofrezca algún tipo de 3D sin gafas, cosa que no ocurre, pero esa es la sensación que da el conjunto visual.

En cuanto a conectividad, lo normal, WiFi, Bluetooth y, eso sí, HSDPA/HSUPA, para poder subir contenido a la red sin eternizarnos.

¿Parte negativa? Es un terminal demasiado liso, cosa que puede provocar un resbalón de la mano en el momento menos pensado. Una tapa trasera algo rugosa o con tacto goma va mejor para estos casos, aunque estéticamente “brille” menos. Otra cosa es que los botones inferiores no son táctiles, cosa buena para evitar toques indeseados pero mala para su uso rápido y fluido.

Así que, resumiendo, si estás en la misma duda en la que yo me encontraba, no lo dudes: al menos, por hardware, en su nivel de precios, el Xperia Neo lo vale.

Escribe tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s