Aprende a bajar trialeras con confianza

Hace poco más de un año, las trialeras escalonadas, angostas y reviradas eran un elemento de la montaña que evitaba; todo lo contrario ocurre ahora, que las busco y, cuanto más difíciles, mejor.

Todo comenzó al comenzar a salir con compañeros adictos a las bajadas; sólo podía seguirlos caminando, y eso no podía ser. Así, empecé a entrenar por mi cuenta el bajar escalones y zonas cada vez más complicadas, hasta que terminé siendo capaz de seguir al grupo sin detenerme e incluso de encabezarlo sin problemas en las trialeras más complicadas.

Para conseguir bajar trialeras con seguridad y confianza, no se trata de intentar seguir a la gente experta a lo loco, sino de entrenar por tu cuenta o poco a poco, a tu ritmo, y enfrentarte a retos cada vez mayores, día tras día. Existen buenos tutoriales de los pasos a seguir, como este que os recomiendo leer, pues trata todos los puntos de interés.

Aún así, para mí las claves para bajar las trialeras con confianza, han sido básicamente estas:

1. Cambiar el manillar por uno ancho, de 68 cm (aunque mejor 710-725) y doble altura, y una potencia más corta. Si llevamos una bici de XC con manillar estrecho y potencia larga, el cambio nos va a dar mucha estabilidad ya que, por manillar, la rueda delantera no tenderá a sobregirar o a cruzársenos inesperadamente y, por la potencia corta, la postura mejora ante las inclinaciones y tenderemos menos a dar voltereta ante un escalón. Con ello, ganaremos en seguridad.
2. Cambiar la posición de las manetas de los frenos (hidráulicos, por supuesto) para ser accesibles y usables por un solo dedo, el índice, y conseguir una buena posición para agarrar el manillar con firmeza con los tres dedos restantes. Hay que practicar para acostumbrarse a frenar con un sólo dedo, pero luego, lo agradeceremos con creces. Apenas nos llevará tres o cuatro salidas acostumbrarnos. Los primeros días, tened cuidado con las bajadas rápidas que exijan frenadas potentes, sobre todo si llegamos a cruces con coches.
3. Bajar el sillín hasta el tope en las bajadas y acostumbrarnos a los beneficios de poder atrasar el cuerpo con facilidad. Si estamos acostumbrados a notar el sillín con los muslos en las bajadas, debemos acostumbrarnos poco a poco a esta nueva postura que nos va a proporcionar mucha libertad de movimientos.
4. Cambiar, al menos, el neumático delantero por alguno preparado para AllMountain/Enduro. Un neumático con buen agarre es básico para bajar con seguridad. Ahí tenemos un Continental Mountain King II 2.2, un Maxxis High Roller 2.35, un Kenda Nevegal 2.1, etc.
5. Bajar escaleras. Las escaleras son una buena “trialera urbana”, complicadas mentalmente la primera vez, pero sencillas y predecibles una vez nos ponemos manos a la obra. Las escaleras nos permiten coger mucha confianza ante escalones e inclinaciones de cualquier tipo que más adelante nos vamos a encontrar en las trialeras de montaña. Debemos buscar primero escaleras de pocos peldaños, tres o cuatro como mucho, y, a poder ser, de escalón largo y poca inclinación. A partir de ahí, iremos buscando escaleras más largas e inclinadas. Las escaleras son predecibles, agarran bien, podemos tocar incluso el freno delantero con tacto, que la rueda no se va a bloquear. Las escaleras son tan homogéneas que incluso con el sillín levantado se pueden sortear con facilidad, aunque debemos bajarlo para practicar mejor la postura de bajada. Bajar escalones sólo necesitan equilibrio y confianza, confianza que se coge poco a poco al comenzar por escaleras de dos o tres escalones. Tras entrenar con escaleras, veréis como los escalones de las trialeras se ven mucho más fáciles de pasar, aunque el terreno sea más irregular y resbaladizo.
6. Equilibrio y mente fría. El equilibrio parado o casi parado se adquiere con la práctica y nos ayudará enormemente a solventar las situaciones más complicadas. Aunque bajar una trialera requiere una cierta velocidad para no irnos al suelo, ante un escalón pronunciado y/o desconocido, lo mejor es acercarse lo suficiente para verlo y planificarlo a baja velocidad, y, si lo vemos muy chungo, detenernos del todo y poner pie a tierra. Acercarse con confianza, con pleno dominio de los frenos y mantener el equilibrio por si decidimos detenernos del todo es fundamental ante un paso complicado, para poder echar pie a tierra sin caer, sobre todo si llevamos calas.
7. Practicar todo poco a poco, con calma y tiempo, y sin intentar seguir el ritmo de nadie más que el nuestro.

Un comentario el “Aprende a bajar trialeras con confianza

Escribe tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s