Tubeless, ¿sí o no?

Veo mucha gente que se pregunta si debería pasarse a tubeless, y la mayoría de los comentarios dicen que sí. Bien, el tubeless, que duda cabe, es técnicamente superior en prestaciones a las cubiertas convencionales; no obstante, creo que no es lo más adecuado para todo el mundo. Creo que el tubeless es buena opción para gente que rueda mucho, para gente que exprime sus neumáticos en los terrenos más escarpados y para gente a la que le gusta la mecánica. ¿Por qué?

1. Las cubiertas tubeless cuestan entre 40 y 50 euros, mientras que sus versiones básicas para cámara se sitúan entre 15 y 25 euros. Y que no te hagan cuentas extrañas sumando cámaras, parches, ruedas rajadas, etc.: excepto en casos puntuales, el tubeless te va a salir más caro.

2. Las tubeless son técnicamente más duras, mejores compuestos, pinchan menos, menos torsión, etc. etc. La realidad: si no le das mucha caña a la bici, apenas notarás esas mejoras. Además, casi todas las cubiertas no tubeless están disponibles en versiones con compuestos avanzados que se equiparan (o superan) en temas como la dureza, rigidez o agarre con las versiones específicas para tubeless. Será más difícil rajar la cubierta tubeless que la versión económica de la misma cubierta, aunque estas últimas tampoco es que se rajen a menudo. En cuanto a pinchar, esto no es como los coches: las dos necesitan líquido, pues pinchar con abrojos, se pinchan las dos, tarde o temprano, y con un buen líquido, ni te enteras con una ni con la otra durante mucho tiempo. ¿Que el tubeless pincha menos? Tal vez. Yo, en un par de semanas, le metí 5 ó 6 pinchos a la Nevegal tubeless y algún otro también a la Mountain King II UST y sólo las salvó el líquido…

3. Las tubeless con líquido requieren mecánica y rodaje habitual. Mientras que una cámara con látex aguanta hasta 2 años sin que se seque el líquido (comprobado), el líquido de las tubeless requiere un rellenado cada 2-6 meses, y rodar habitualmente para que aguanten ese tiempo en forma, sin que el líquido se haga una bola en el interior. Además, necesitarás un compresor para conseguir talonar las cubiertas sin terminar desquiciado.

Ahora bien, si te decides a pasar al tubeless, olvídate de chapuzas y hazlo bien: pásate al UST. Sólo tienes que ver la diferencia de aguante entre una cubierta en llanta UST y la misma cubierta en llanta normal. Además de que el UST es lo más cómodo, creo que, para tubelizar una llanta normal, mejor te quedes con la cámara de toda la vida. Unas llantas UST no son lo que cuesta; lo caro van a ser las cubiertas UST, o bien las Tubeless Ready, y esas las vas a tener que montar sí o sí en una llanta tubelizada, igual que en la UST, para que aguanten el trote sin cámara.

Un comentario el “Tubeless, ¿sí o no?

  1. Estoy aburrido de gastar en líquido, voy a cambiar a cámaras con líquido son más duraderas

    Enviado desde mi iPhone

Escribe tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s