Estuvimos en la marcha BTT Raíña Aragonta 2013

Cada vez disfruto más con las marchas que organizan los diversos clubes ciclistas del panorama gallego, por su buena organización y elección de ruta, tanto subiendo como bajando.

En esta ocasión nos fuimos hasta Salceda de Caselas, lugar desde el cual el club ciclista Aragonta dio pistoletazo de salida de un recorrido que tocaría Porriño, Salvaterra y Ponteareas.

Aparentemente, se trataba de una “marcha más”, con 35 kilómetros de dificultad media-alta. La salida no fue puntual, como sería deseable en una mañana algo fría y como ocurre en otras marchas, y se demoró cerca de 15 minutos, pero bueno, lo pasamos por alto. A cambio, invitaron a chocolate caliente antes de salir, primer detalle del evento, y no sería el último.

El recorrido comenzó un poco pobre visualmente, pero los senderos chulos fueron apareciendo poco a poco y terminaron siendo la constante de la marcha. El ascenso fue duro; si bien la ascensión total no pasaba demasiado de los 300 metros, las pendientes constantes fueron más empinadas de lo habitual, y en cuanto se subía un poco, se bajaba y había que volver a subir, y otra vez pendiente y más pendiente. Diré que aguanté la subida en el grupo de cabeza, pero también que mantenerse ahí sin bajarse de la bici fue todo un reto, sólo apto para gente que entrena bien cada semana. Mis dos compañeros enseguida se quedaron atrasados, pues al llevar una temporada de poca bici (es lo que tiene tener peques), no les daba el cuerpo para aguantar tanta subida a buen ritmo sin descanso.

Tras las subidas, llegaron las bajadas, con las deseadas trialeras por las que hemos luchado durante la subida esperándonos. Nos hemos encontrado con trialeras aptas para “todos públicos”; trialeras serpenteantes y con terreno batido, pero sencillas, sin escalones ni demasiada complicación más que mantener el equilibrio y estar acostumbrado a bajar con puntos de gran verticalidad. La única dificultad vendría dada por esa gente que se niega a parar unos segundos para bajar el sillín para poder así sortear y disfrutar plenamente de una trialera. Para el resto, pan comido.

Dos habituallamientos líquido-sólido nos dieron la vida para aguantar tanta subida, más una tercera bebida (y callos) al finalizar la marcha, donde nos esperaba la segunda sorpresa del evento: regalo a cada participante de una fotografía tamaño folio, de gran calidad, entregada en sobre; una fotografía tomada durante la marcha, a cada cual la suya. Imagino que no debió ser nada fácil el tomar las fotos durante la marcha y organizarse para imprimirlas, numerarlas y tenerlas disponibles para cada participante justo al llegar a la meta. Todo un detallazo.

Tenéis aquí la crónica de la marcha contada por los propios organizadores. Por mi parte, como siempre, mis felicitaciones por la estupenda organización y elección del camino y animarles a que sigan repitiendo año tras año esta marcha que ya va siendo toda una veterana.

Y, para terminar, un par de vídeos. En el primero, fijaos cuanta gente subiendo “a patas”, y en el segundo, el resumen de la marcha.

Escribe tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s