Tijas telescópicas, el siguiente paso para el endurero

ACTUALIZADA (9/08/16)

Hace tiempo que las tijas telescópicas están ahí para facilitar la vida y el rodaje a los montañeros de espíritu altamente endurero, y, aunque el precio aún sigue siendo bastante alto, es un elemento cada vez más deseable.

Hasta el día de hoy, estos elementos no tenían demasiado interés para mí; cuando hay que bajar el sillín, se para un momento la marcha, se toma un respiro, se baja la tija con el cierre rápido y adelante.

Sin embargo, cuando uno va a marchas beteteras con continuos sube-baja terreno, o cuando uno rueda con gente que usa este tipo de tijas, tener que parar y perder el ritmo o la posición se convierte en un auténtico fastidio. Me ha llamado la atención la cantidad de aficionados a las marchas BTT que ya disponen de una tija telescópica.

No es oro todo lo que reluce: tenemos a nuestra disposición una amplia gama de tijas automáticas; las hay de fijación hidráulica y mecánica, diversos recorridos, con mando remoto o palanca directa en la tija, más pesadas y más ligeras. Hay “gangas”, pero no hay que dejarse llevar. Además, hay que recordar que requieren un mantenimiento adecuado cada cierto tiempo (cambio de aceite, retenes…) como si de una horquilla se tratase; de no hacerlo, perderán capacidad de fijación y aparecerán holguras. La reina de la corona la encontramos en la famosa Rock Shox Reverb, aunque hay otras.

Cuando nos compramos una tija telescópica hay que tener en cuenta si el sillín sube directo o con retraso (offset). Debemos coger una tija que lleve el sillín en la misma posición de nuestra tija actual. Por ejemplo, si tenemos una tija con el asiento sin retraso y pillamos una que retrasa el sillín, ese centímetro o dos (según modelo) lo sufrirán nuestras rodillas y comodidad más de lo que pensamos; es como hacer crecer o decrecer una talla nuestra bicicleta.

Os dejo con un enlace interesante sobre este tipo de tijas y más o menos los modelos disponibles a día de hoy.

Mi primera experiencia con una tija automática fue la Da Bomb Cannon de 110 mm sin mando remoto. El resultado obtenido fue el siguiente:

– Tenía dudas sobre si el recorrido de 110 mm era suficiente a la hora de afrontar una trialera (muchas tijas automáticas ofrecen 125 mm, para las bajadas más técnicas, y mi tija normal bajaba 140 mm). En este punto, comprobé que 110 mm son suficientes para proporcionarnos seguridad en las bajadas, sin echar de menos los 30mm extra que llevaba antes.

– El mando remoto en el manillar es lo mejor que hay, y lo echaremos en falta si no lo tenemos, aún sin nunca haber usado uno. Aún así, llaneando es posible subir y bajar esta tija sin bajarse de la bici; no así en cuestas o bajadas, donde, aún siendo éstas sencillas, esa tarea se vuelve casi imposible.

– Es una tija con retraso de sillín, punto que hay que tener en cuenta.

Una vez probada una tija telescópica, es difícil volver a montar en bici ella. Y es que te acostumbras a bajar el sillín en cualquier bajada, más allá de las trialeras más complicadas; incluso bajando una pendiente pronunciada de carretera, aprecias la seguridad que da bajar con un centro de gravedad más bajo, y también a la hora de tomar las curvas, con un manejo más fluido de la bicicleta y la obtención de una posición más aplomada sin la atadura del sillín en medio.


Un comentario el “Tijas telescópicas, el siguiente paso para el endurero

  1. Yo uso la tija telescópica hace ya un año y es verdaderamente un accesorio indispensable para los que practicamos este deporte, mi marca rock shoc

Escribe tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s