Cubiertas caras: ¿merecen la pena?

En el mercado, en la mayoría de las marcas y ruedas más famosas, encontraremos el mismo dibujo de rueda en distintas medidas (26, 27.5, 29), distintos anchos (2.2, 2.4, etc.) y distintos compuestos y precios.

Por hablar de algún ejemplo en concreto: la Continental Mountain King II. Si buscamos en alguna página como ChainReactionCycles, encontraremos (citaré dos tipos, aunque hay más variedades), una versión básica de la Mountain King II por unos 18 euros, mientras que encontraremos el mismo dibujo en una rueda prácticamente igual a la vista, en la Mountain King II ProTection, pero con un precio que arranca en los 55 euros. Llegados a este punto, la pregunta obvia de alguien poco docto en en tema será… ¿merece la pena pagar más por “la misma rueda”? ¿cuál me compro?

Bien, lo que ocurre es lo siguiente: la versión “barata” es una rueda que, en lo que es el rodar, se comporta de una forma bastante parecida a su hermana mayor, pero con la diferencia de que ofrece una resistencia más bien pobre ante cortes y pinchazos, unos flancos débiles y un compuesto que se comporta menos adherente en condiciones adversas. En cambio, la versión ProTection está realizada en un compuesto mucho más adherente, y, a la vez, más rápido, resistente y duradero, y los flancos están más reforzados y mejor preparados para el terreno abrupto y los saltos. Rajar una rueda en versión ProTection cuando se circula entre piedras o raíces es francamente difícil, y también pincha mucho menos. El compuesto Black Chili de la Continental proporciona una adherencia muy buena en las condiciones más difíciles (rocas, agua…), y, a la vez, sufre menos desgaste con el paso de los kilómetros.

Como ya digo, lo mismo que acabo de hablar de la Continental vale para una rueda Maxxis, Schwalbe o cualquier otra marca; los compuestos son distintos y propios de casa casa, pero ofrecen un funcionamiento similar.

En mi experiencia, he rajado más de una rueda en estos años, lo que es especialmente un coñazo cuando llevas una rueda con líquido antipinchazos y se pringa todo. Y, una rueda nueva con un importante rajazo, significa tener que tirarla, y empiezas a ver que, por barata que sea, te puede llegar a salir más cara a la larga, entre que cambias rueda, cámara y repones líquido, si lo llevas. En cuanto me pasé a una buena rueda, todos los problemas con ellas se terminaron. He tenido la Mountain King II en versión económica y en versión UST, que es más o menos como la ProTection. La versión económica no se me rajó durante su vida útil, pero llegó al final de sus días con unos importantes semi-rajazos laterales, muy deteriorada. En cambio, la UST con el mismo trote en la delantera, apenas había sufrido desgaste y los flancos estaban impolutos, así como el aspecto de la rueda en general. Lo mismo puedo decir de una Kenda Nevegal en UST. Y ahí es cuando se aprecia la diferencia.

Por tanto, en principio, si tu actividad por la montaña son pistas, senderos y poco más, la versión económica sería tu rueda: es más ligera y es suficiente para acompañarte largos kilómetros. En cambio, si las trialeras y los terrenos escarpados son lo tuyo, o le metes saltos a la bici, vale la pena invertir en la versión cara de una misma rueda: vas a rodar tranquilo y te va a dar muchas satisfacciones, y, tal vez, con el menor desgaste que tiene, incluso termine casi saliendo a cuenta económicamente.

Escribe tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s