Cuando notas algo extraño…

Hoy quisiera hacer hincapié en no dejar pasar de largo el tema cuando notamos que nuestra bicicleta nos da señales, nos avisa de algo, con ruidos, crujidos, holguras, y no le damos mucha importancia.

Para muestra, lo que le ocurrió al devorador de KOMs de la zona, unos minutos después de notar como que debía tener los tornillos de un plato flojo.

Afortunadamente, no le ocurrió nada a nuestro compañero.

La bicicleta suele avisarnos (no siempre, pero casi siempre) de que algo está a punto de romper. Los manuales también nos avisan muy claramente: no usar ningún componente que presente defectos notorios. Por ejemplo, un manillar con un importante surco en el aluminio después de haber tenido un accidente, puede quebrar en cualquier momento de manera imprevista.

Lavar la bicicleta a menudo a conciencia y revisar el estado general de la estructura y los componentes nos libra de muchos problemas, y para los ocultos, como en el caso de nuestro compañero, pues eso, nos suele avisar, así que… no lo dejemos pasar, ya que se toma las molestias de avisarnos, ¿no? jeje

Anuncios

Escribe tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s