¿La era post PC?

Muchos medios y editores se afanan últimamente por “alarmar” sobre el advenimiento de la era post PC. Esto no es más que la era en que los potentes smartphones y tablets superen en uso al PC (portátil y/o sobremesa) y lo releguen a coger polvo metidos en una bonita caja de cartón.

La verdad es que, en muchos sentidos y con muchos usuarios, esto ya ha sucedido. Ver un vídeo de YouTube, buscar información por la red sobre uno u otro asunto, jugar a algún sencillo (y entretenido) juego o, incluso, chatear con los amigos (en cualquier modalidad de “chat”), es una tarea cómoda y perfecta para este tipo de aparatos. Además, su transporte es comodísimo; los puedes llevar siempre encima y contar con conexión en cualquier lugar.

Hasta aquí, me parece perfecto. Sólo espero y deseo que:

– No se termine reemplazando el teclado analógico por toquetear teclas en pantalla.

  • Cuando tu trabajo con el software depende mucho de lo que escribes (office, email, programación, etc.), no hay teclado en pantalla que sustituya un buen y cómodo teclado analógico. No me importa cambiar el PC de toda la vida por un generoso y potente tablet, siempre y cuando, de alguna forma, se pueda conectar un teclado al mismo si es necesario (el ratón igual es más prescindible).

– Se mejore el proceso de reinstalación del sistema operativo de fábrica, así como la instalación de otros sistemas operativos.

  • En principio, los smartphones y los tablets modernos vienen con el sistema operativo que vienen y te lo tienes que tragar. Bien es cierto que el “rooteado” de estos aparatos (especialmente en Android) está a la orden del día, con lo que muchos usuarios cambian el sistema operativo de fábrica por uno personalizado, pero esto requiere jugar con parámetros extraños y no permitidos directamente. Necesitamos que:
  1. tanto reinstalar el sistema operativo original como instalar un nuevo sistema sea algo trivial, como en PC.
  2. no tengas que rezar para que el proceso se realice correctamente. Si en un PC ocurre algo raro mientras realizas el proceso de instalación de un nuevo sistema operativo (caída de corriente, etc.), vuelves a empezar y listo. En un smartphone, si algo sale mal, el artefacto se queda paralizado y tiene que terminar pasando por el servicio técnico. Esto no puede ser, no puede ocurrir con un hardware que necesitas para poder realizar tu trabajo o seguir tus estudios, o… ¡qué narices!, porque es tuyo y lo quieres operativo de nuevo cuanto antes.

– El hardware sea compatible, universal.

  • Tanto si tengo un tablet Sony, como un Samsung, como un X marca, es necesaria una compatibilidad de hardware (aunque sea diferente en cuanto a potencia), pero que permita que un sistema operativo general se pueda amoldar a cualquier plataforma sin problemas. Con los actuales smartphones, parece ser que hay ciertas diferencias técnicas que impiden que un Android funcione, sin cambios, igual en una plataforma que en otra. Está claro que no se puede pedir a un fabricante de un sistema operativo que cree uno diferente según marca o, incluso, modelo. Más bien, las especificaciones de procesador y chip gráfico básico, entre otros, deben ser universales, como ocurre en PC, aunque luego se requieran drivers diferentes según fabricante para poner el hardware al 100%. Parece ser que, incluso entre el propio procesador ARM, por ejemplo, existen diferentes tipos de implementaciones de esta arquitectura según una u otra marca, y son incompatibles entre sí. Es por eso que cada fabricante tiene incluso que lidiar internamente con enormes problemas para meter un nuevo Android en su gama de terminales de manera segura, y por eso una nueva versión tarda tanto tiempo en salir como actualización al mercado y, encima, lo hace de forma paulatina, primero unos terminales y luego otros.

Así que, si ha de haber una era post PC, que la haya, pero en condiciones, por favor.

El peligro de las pantallas planas

Hace tiempo que las pantallas planas han dejado de formar parte del mundo geek y han pasado al usuario común, a la mayoría de los hogares, bien sea en forma de televisor, monitor de ordenador o pantalla de móvil.

Sin embargo, la mayoría de los usuarios nunca se leerá los manuales, donde se especifica claramente el peligro y toxicidad extrema del cristal líquido que va en el interior de estas pantallas, líquido que no se debe tocar nunca con la piel, ¡ni siquiera con la ropa!, en caso de rotura de la pantalla, ya que se absorbe por la piel y pasa al organismo.

En el caso de los móviles, se especifica que no se ha de usar una pantalla que haya resultado dañada de algún modo, aunque solo parezca ligeramente agrietada, pues el líquido podría llegar a la piel en cantidades pequeñas, sin darnos cuenta.

La Wikipedia lo cuenta así: ” Los cristales líquidos del interior de la pantalla son extremadamente tóxicos. No deben ser ingeridos, o tocados por la piel o la ropa. Si se producen derrames debido a que la pantalla se agrieta, lávese inmediatamente con agua y jabón.” Esto es, más o menos, lo que también cuentan los manuales de cualquier dispositivo que incorpore una pantalla plana con cristal líquido.

No estaría de más que esta toxicidad la avisaran claramente con una etiqueta bien visible al desembalar uno de estos trastos, pero, ya que al menos lo sabemos por nuestros propios medios, tenedlo en cuenta, sobre todo con especial atención a los más pequeños de la casa.

Cuidado de baterías de litio

A estas alturas, todavía hay gente que trata las baterías de ión-litio como las antiguas baterías de Ni-Cd o Ni-MH. Luego, claro, la vida de sus baterías se acorta.

Aún esta semana me habló una compañera de trabajo de si no tendría una batería “viciada”. ¿Viciada? Ya el término arcaico, prácticamente no aplicable a las baterías de litio, deja entrever que se ha quedado en el pasado de las baterías, como tanta gente. Se decía “viciada” de una batería, por el efecto memoria de las antiguas baterías de Ni-Cd, que al no realizar una carga y descarga completa, se creaban unos cristales químicos en su interior que acortaban visiblemente su capacidad de carga. Este efecto, aunque también presente en las baterías de litio, lo es en una reducida y despreciable medida.

En realidad, el funcionamiento óptimo de una batería de litio está en la media carga. Es decir, este tipo de baterías se estropean más rápido cuando están cargadas al 100% y al 0%. Por tanto, son estos los valores que hay que evitar. Lo mejor para mantener el buen estado de nuestras baterías es cargarlas cuando llegan al 15-20% de su capacidad y desconectarlas del cargador cuando alcanza sobre el 90%. La propia Apple así lo recomienda para sus dispositivos, mientras que otras compañías como Sony han incorporado a sus terminales un aviso de poner a cargar la batería cuando alcanza el 15% y una luz exterior que se ilumina en verde para avisar de desconectar el dispositivo cuando este se llena al 90%. Incluso han incorporado un sistema que hace que la batería se comience a descargar automáticamente cuando se llena al 100% y se nos olvida desconectar el dispositivo de la red.

Una carga y descarga completa es recomendable solo una vez al mes, principalmente para que el contador de carga se reajuste al valor correcto y no nos informe erróneamente.

Cuando debemos guardar por un tiempo largo una batería de litio o un dispositivo que use una, lo recomendable es guardarla cargada al 50 o 60%, que es la medida en la que la batería aguantará mejor el tiempo de inactividad. Es por eso que, cuando adquirimos un móvil nuevo, por ejemplo, este trae la batería parcialmente cargada, mientras que antes venían descargadas. Muchos aún piensan que esto es para que puedan comenzar a usar el nuevo móvil cuanto antes. Nada de eso, es por razones de conservación de la batería mientras no se estrene el dispositivo.

En la práctica, da un poco igual si maltratamos la batería con cargas y descargas completas o si la cargamos aleatoriamente, pues las modernas aguantan estoicamente el tirón, pero que sepáis cual es la mejor forma de cuidar las baterías de litio.

Un apunte especial lo tenemos con los portátiles. Es muy perjudicial para su batería tener el portátil siempre enchufado a la red, al 100%. Su vida se acortará mucho en poco tiempo. Usar con éstos los consejos de carga aquí descritos para mantener la buena vida de su batería.

¿El fin del canon digital?

Leo con sorpresa en The Inquirer ES que el canon que grava los dispositivos digitales susceptibles de almacenar contenido protegido por copyright puede llegar a su fin, por ser ilegal en la Unión Europea (que es ilegal, ya lo sabemos todos). ¿Cómo no va a ser ilegal cobrar una multa sin pruebas y a todo el mundo?

Así pues, el día 21, ¡este jueves!, el injusto canon puede dar de morros contra la justicia europea (que puede que tenga menos complejos que la española a la hora de aplicar la ley de presunción de inocencia). Esperemos que así sea.

Compaq CQ5203ES: aprobado

Atrás quedan los tiempos en los que me pasaba horas configurando un ordenador pieza por pieza cada vez que quería cambiar de equipo, antes de irme a mi PCBox más cercano a encargarlo todo y tener un ordenador de calidad al mejor precio.

Hoy en día el hardware ha avanzado mucho, y el software que utilizo va holgado en un equipo modesto, con lo que si el ordenador se me estropea de manera crítica (como ha sucedido) me voy a la tienda más cercana donde vendan Compaq (por la buena experiencia que he tenido con la marca) y me busco uno barato con un hardware que más o menos me convenza. Luego le sumo una tarjeta gráfica decente, si la necesito, y ya van holgados hasta los juegos modernos a una calidad aceptable.

Y como mi “viejo” equipo comenzó a fallar por todos lados hasta que un “buen” día dejó de funcionar por completo, decidí pillarme un nuevo equipo. El que resultó de mi agrado fue un Compaq modelo CQ5203ES, basado en Intel (la experiencia que he tenido con AMD no ha sido demasiado grata, con lo que actualmente huyo de la marca).

El Compaq CQ5203ES incluye como componentes a destacar:
– Intel Pentium E5300 (doble núcleo a 2.6 GHz)
– 4 GB memoria DDR3
– 1 TB disco duro SATA 3G 5400 rpm
– Tarjeta gráfica Intel X4500 HD 32 MB (puerto VGA)
– 1 ranura PCI, 2 PCI-Express 1x, 1 PCI-Express 16x
– Grabadora DVD con LightScribe, lector de tarjetas de memoria, USBs, RJ45, sonido, etc.
– Windows 7 Home Premium 64 bit
(ficha detallada)

Por el precio recomendado de 395€.

Y… ¿qué tal la experiencia?

Primeramente, lo que me atraía era un Core 2 Duo, no obstante, no estaba ahora para garstar dinero, así que me arriesgué a este nuevo modelo que Intel llama Pentium (pero que no tiene nada que ver con el antiguo Pentium). Proveniente de un Pentium D a 2.8 GHz (que no era precisamente la mejor opción como doble núcleo), la velocidad de este nuevo modelo a 2.6 GHz me ha sorprendido muy gratamente, especialmente en cuanto al rendimiento con el FL Studio recargado de efectos y sonidos. Donde antes la canción de muestra del FL Studio 9 se colapsaba en cierto tramo con el procesador al 100%, ahora apenas alcanza un pico del 36% de uso (el desempeño de Windows 7 con el multihilo tal vez tiene algo que ver con el tema).

El disco duro de sólo 5400 rpm me dio la sensación de que iba a flojear. En cambio, la alta densidad de los datos de los discos de 1 TB parece que suplen una menor velocidad de rotación del disco. Así que, me encontré con que también va más rápido que mi viejo disco de 250 GB y 7200 rpm, y, además, es prácticamente silencioso.

Windows 7 en versión de 64 bits es todo un acierto, para aprovechar bien la RAM. En cuatro días me hizo olvidarme completamente del XP (aunque requirió un tiempo de adaptación y un buen tuning, ya que de serie viene bastante horrorosa la presentación del escritorio del nuevo Windows con el tema Compaq por defecto y trae mucho software-basura que prefiero desinstalar). Funciona perfectamente todo el software que utilizaba en versión de 32 bits y, por si no nos gusta Windows, que sepáis que este ordenador funciona de maravilla con el último Ubuntu 9.10, donde todo el hardware es reconocido y funciona a la perfección, comenzando por la tarjeta gráfica.

La Intel X4500 HD es una tarjeta gráfica de prestaciones 3D limitadas a día de hoy. No obstante, maneja con soltura tanto el escritorio 3D de Windows 7 como el Compiz Fusion de GNU/Linux. En este caso, es una tarjeta especialmente acertada, puesto que, al existir drivers libres, sistemas como Ubuntu reconocen la tarjeta de serie y no necesita la instalación expresa de drivers para activar la aceleración 3D. De todos modos, si se nos queda corta, el puerto PCI-Express 16x nos vendrá muy bien para ampliar la capacidad 3D de este equipo.

Así que, teniendo en cuenta el hardware que incluye, el precio, el funcionamiento y rendimiento general, bajo mi experiencia personal, le adjudico la etiqueta de “producto recomendado”.

LaCie Mobile Disk 500 GB: aprobado

Mi último cachivache electrónico es un disco duro externo de mano de LaCie. La verdad es que ni siquiera pagué por él, pues me llegó como regalo de reyes (gracias, Sandra :) ). Sin embargo, ahora que lo tengo, me pregunto cómo es posible que no me haya interesado antes por un aparato como este.

En lo que respecta a mis archivos de backup personales, suman un total de 3 gigas, y hace tiempo que abandoné el viejo método de guardarlos en disco óptico, debido al tiempo que requería y tener que rehacer un disco de cada vez. Los DVDs sólo guardan, desde entonces, esos archivos, como fotos, que sé que quiero, simplemente, que permanezcan guardados e inalterables, ya que no va a haber modificaciones sobre ellos. Así, para los archivos que edito a menudo, un par de memorias flash, redundantes, se convirtieron hace tiempo en mis aliadas para este propósito, y estaba contento con ellas. No obstante, tenían el problema de que leer 3 GB llevaba sobre seis minutos, mientras que escribirlos (para hacer la copia en la llave redundante), llevaba el doble de tiempo. Además es, relativamente, poco espacio por mucho precio, así que sólo albergaban ese tipo de archivos que modifico a menudo, mientras que, para los guardados en CD/DVD, tenía que seguir usando este tipo de discos, que también tardan lo suyo en copiarse al disco duro tras una instalación del sistema.

Pero todo esto se termina con el disco duro externo. La verdad es que, como sistema de backup donde tener almacenados todos nuestros ficheros, está genial (aunque, cómo no, conviene tener uno redundante, para evitar posibles pérdidas de datos por accidentes). Las bondades de estos dispositivos, y en concreto del modelo de LaCie, son:

– 500 GB de datos por menos de 100€, en un espacio de 2.5″, compacto, elegante, ligero y muy cómodo de usar y, gracias al USB, conectar y listo, sin necesidad de conexión de energía adicional.

– silencioso y veloz. Escribe y lee datos a la misma velocidad. No se traba al leer o escribir un montón de archivos pequeños, como ocurre con las memorias flash, con lo que el rendimiento a través de USB 2.0 es superior. 8 MB de caché y 5400 rpm ayudan a ello.

– con un par de discos redundantes tienes de sobra para guardar de manera segura todos tus archivos personales (fotos, documentos, música…) en un solo medio, con la comodidad que eso aporta, y olvídate de andar para aquí y para allá con una incómoda colección de CDs o DVDs.

– el tiempo de vida estimado de un disco duro, en MTBF P.O.H., no baja de los cinco años en forma de uso continuo (en el menor de los casos), así que en el modo en que se suele usar un disco de backup, que es de vez en cuando, en principio debería tener una vida muy holgada si se trata bien.

Como inconvenientes frente a las llaves USB, podemos citar que éstas van mejor para llevar fuera de casa, debido a su reducido tamaño, y también que las llaves de memoria van a soportar las posibles caídas y golpes mucho mejor.

Memorias flash, qué gran invento

Hace ya un tiempo que me aficioné a usar memorias flash, aunque, la verdad, ocurrió algo más tarde que para la mayoría de mis conocidos. Aún así, ya forma parte del hardware básico y necesario del “día a día”.

Si bien el formato de CD/DVD no terminaba de sustituir (para algunos) al vetusto disquete 3.5″ (esta sustitución sí que la realicé yo antes que cualquiera de mis conocidos), las tarjetas de memoria flash, sobre todo en formato USB, han entrado con fuerza hasta cada rincón por su versatilidad, velocidad, capacidad, tamaño y estabilidad, frente al citado disquete o medio óptico (así es que también han “ayudado” mucho a infectar de virus cientos de sistemas). Y es que, si bien creo que el formato CD/DVD es más indicado para almacenar datos por largo tiempo (como álbumes de fotos), las llaves USB resultan un aliado excelente para los backups de datos del trabajo diario y para transportar datos de un lugar a otro de manera rápida y cómoda, entre otros.

Desde luego, no estoy descubriendo nada nuevo al mundo, pero es que la versatilidad y utilidad que llegan a tener este tipo de memorias aún me sigue sorprendiendo. Primero llegaron (aunque tal vez no en este orden) las llaves USB, los reproductores MP3, las cámaras digitales y videocámaras con soporte de tarjetas de memoria cada vez más baratas, más veloces y de mayor capacidad, con posibilidad de intercambiarlas de manera rápida y sencilla si se llenan, luego los móviles con tarjetas micro SD…

Pero lo último que me ha sorprendido han sido los reproductores TDT con soporte de grabación en tarjetas SD o USB, el hachazo definitivo al VHS. Por 30-40 euros que cuestan estos reproductores, más una memoria de 8 GB (unas 4 horas de grabación por 17 euros), se obtiene un método ideal y económico para grabar de la tele lo que se quiera, sin ruidos y con una calidad sin pérdida respecto al TDT, y la posibilidad de pasarlo al PC para guardar o comprimir y luego meterlo en el móvil, por ejemplo, o en cualquier reproductor donde se pueda meter una tarjeta de memoria, y disfrutarlo en cualquier momento y cualquier lugar.

¿Qué más utilidades podemos esperar de las memorias flash?

Auriculares SONY MDR-E818LP: aprobados

Con la suerte que tengo de poder usar la radio/MP3 en el trabajo, una de las peores cosas que pueden ocurrir es que se estropeen los “cascos”. Y eso me pasó hace algún tiempo. Tenía unos Philips que, la verdad, pensaba que sonaban suficientemente bien.

Después compré dos o tres de diferentes marcas; la última: TDK modelo EB200 (que debería ser, más bien, QTK-gas de malos que me salieron, en sonido y comodidad). Sin hacerlo a posta, los últimos que compré fueron de Sony. Oh, esto es otro mundo.

Pese a tratarse de un modelo básico y económico de auriculares (8 euros y pico), son tremendamente cómodos desde el primer momento, y también ofrecen un gran sonido y buena potencia a bajo volumen del reproductor. En el silencio del hogar ofrecen un sonido sobresaliente, pero me sorprendió más el sonido logrado en un ambiente ruidoso de trabajo. Estos auriculares ofrecen cierto nivel de aislamiento del ruido ambiente y consiguen hacer sonar los bajos por encima del ruido de la fábrica, punto conflictivo en otros modelos, donde sólo se aprecian los medios y agudos. Además, todo esto sin tener que elevar demasiado el volumen del reproductor.

Nokia 5800 Xpress Music: aprobado

Cansado de llevar un montón de años con Movistar y de que, desde hace un año, me cobrasen el consumo mínimo más, aparte, los módulos de ahorro, y que no me ofreciesen ningún móvil decente por un bajo precio, hace un mes decidí cambiarme de compañía y aproveché para hacerme con el móvil que me pareció más interesante, un Nokia 5800 Xpress Music, aunque tenía mis dudas…

El 5800 me pareció un móvil táctil interesante porque tenía aspecto de móvil normal, y no de ladrillo cuadrado. Otros aspectos que me llamaron la atención fueron la resolución de la pantalla (640 x 360), que parecía más adecuada que otras resoluciones más habituales para navegar por webs y que incorporaba wifi.

El cambio de móvil fue grande, nunca había tenido un móvil ni siquiera con cámara digital, siempre había tirado por la gama media-baja (al no cambiar de compañía, sin gastarse mucho dinero, es lo que hay). Mis mayores dudas y temores estaban en la pantalla y en que mi mayor uso del móvil es para mensajes de texto, y no estaba muy seguro de qué tal sería escribir mensajes con un teclado táctil, al faltar el tacto de las teclas. ¿Tendría que escribir viendo para el teclado contínuamente?

En el primer contacto con el móvil ya obtuve la respuesta. La verdad es que se escribe tan cómodamente como con un móvil de teclas grandes. Los dedos van al sitio con facilidad (siempre que se use el modo de teclado de móvil tradicional, ya que también se puede seleccionar un teclado en pantalla Qwerty que resulta más aparatoso). Pero el teclado tradicional va fenómeno, además el texto predictivo funciona muy bien.

Descubrí la opción de Symbian de poder usar el correo electrónico habitual (hotmail, gmail, yahoo…) con la misma interfaz como la de los mensajes de texto, y es una de las cosas  que me han resultado más interesantes.

Claro, es un móvil al que para sacarle todo el partido le conviene estar acompañado por una tarifa plana de datos. Por suerte, las tarifas planas de datos básicas para móvil están entre 10 y 13 euros. Así, tenemos acceso ilimitado al servicio de correo electrónico, entre otros (que, con la interfaz del sistema de mensajes del Symbian y un poco de mañana, es un buen sustituto para el caro servicio de sms y mms, siempre que nuestro receptor también tenga correo en el móvil).

Tiene una cámara de 3,2 megapíxeles, que no es lo mejor del momento en móviles pero que ofrece una calidad aceptable respecto a otros móviles que tengo visto, como el 6120 classic. De manera ilustrativa, a continuación tenéis una imagen sacada con este móvil y una sacada con una Kodak C653, en formato original, las dos. (Necesitaréis descargarlas a vuestro ordenador para poder verlas en tamaño original al máximo detalle, ya que la vista ampliada de Picasa Web se queda corta). La verdad es que la foto del móvil ha quedado con gran nitidez en esta ocasión, aunque la viveza de colores de la Kodak es patente, mientras que en la del 5800 se aprecia un tono azulado.


Al no estar acostumbrado a los móviles de pantalla grande, ésta sigue dándome algo de miedo ante caídas y golpes, aunque menos que las otras táctiles que tengo visto. De todos modos, salvo un desafortunado accidente, creo que tiene mayor aguante del que me parece, aunque una funda nunca le viene de más para evitar rallazos.

En definitiva, sin entrar en detalles más técnicos ni un análisis profundo, al uso cotidiano es un móvil bastante robusto, bien acabado, fácil de manejar, con un software que funciona bien, y con las opciones más deseables hoy en día (Bluetooth, GPS, wifi, navegador web, reproducción de música y vídeo, cámara, 8 GB de memoria de serie, instalación de programas Symbian, etc).

Puedes ver todas las características aquí, en la página oficial de Nokia, y unos vídeos demostrativos aquí, en YouTube.

Router D-Link DSL-2640B: aprobado

Últimamente se me estropeó el wifi de mi router, así que tuve que comprarme uno nuevo. El que me pareció más oportuno fue un D-Link DSL-2640B.

Se trata de un modelo básico, con wifi b/g, pero no n, y compatible con ADSL2+. Escogí este modelo porque sólo lo uso para conexión a internet compartida con otros ordenadores, por lo que no necesito la velocidad extra del estándar 802.11n (de este estándar, aún no aprobado definitivamente, estaban disponibles varios dispositivos compatibles en el momento de la compra). El dispositivo, además del wifi, incorpora cuatro puertos por cable.

La configuración inicial es muy sencilla, aunque requiere que tengamos un puerto RJ45 en el ordenador (el paquete del router trae un pequeño cable por si no tenemos ninguno). En ordenadores más o menos modernos el RJ45 ya viene incluido. El problema está en los antiguos, que necesitan tener una tarjeta de red que añada este puerto. Pues bien, conectado el cable, el software de instalación nos guía de una manera muy sencilla en la configuración del router para nuestro proveedor de ADSL. Incluso trae los más comunes “preinstalados”, de forma que nos evita tener que escribir a mano cada parámetro de la configuración. También podemos obtar por no usar el disco de instalación y configurar el router por medio de nuestro navegador web.

El DSL-2640B incorpora un firewall NAT que tendremos que activar una vez instalado. Así, podemos acceder al router mediante el navegador y configurar unos cuantos parámetros extra de seguridad. Podemos habilitar protección DoS y contra rastreo de puertos, entre otras, especificar direcciones web no permitidas, filtrado de direcciones MAC, etc. Lo básico para cualquier usuario será llegar a la pantalla de la imágen anterior y activar todas las opciones del cuadro “FIREWALL SETTINGS” (“Enable DOS and Portscan Protection”, “SYN attack” y demás). También es recomendable cambiar la clave de acceso a la configuración del router.

En resumen: se trata de un router wifi bastante económico, que ronda los 60 euros, pero que va muy bien, tanto en calidad de conexión como en opciones.