Orbea Orca

ciclismo

Hoy quería presentar a mi nueva compañera de viaje y hablar un poco del cambio de montura y componentes.

Este año me he pasado a una Orbea Orca, con cambios Ultegra electrónicos, platos en 52-36 y ruedas Fulcrum Racing Quattro LG**.

Lo primero a comentar es el cuadro. Muy gratamente sorprendido haber pasado de un cuadro gran turismo con toques de racing a uno completamente de competición y comprobar que no hay variación de comodidad. El cuadro Orca se me hace muy cómodo, y en aerodinámica se nota la mejoría contra el Agree GTC de Cube. Es cierto que el Orca se fabrica en dos tipos de carbono y este es el más cómodo y “flexible”, no obstante, ambos están aprobados por la UCI para competir y se aprecia una buena transferencia de potencia. Llaneando, esta bicicleta revienta tiempos anteriores (hablamos de segundos, que tampoco hace milagros) y, subiendo, aún estoy probando qué tal va, aunque por ahora no noto ganancia ni pérdida respecto a la Agree GTC.

Los Ultegra electrónicos fueron un poco decepcionantes los dos primeros días de prueba. Con guantes de invierno, no tenía tomado el tacto de los nuevos botones de cambio y hubo situaciones un poco patosas a la hora de querer realizar un cambio de marcha. Esa situación, por suerte, ya está normalizada y ahora estoy muy contento con el nuevo tacto y la suavidad de pulsación para cambiar marchas. En cuanto a lo fino que va el cambio, realmente no aprecio una mejora importante respecto a lo fino que hilan los actuales cambios mecánicos. No obstante, es de agradecer que el desviador delantero se posicione sólo según el piñón que llevemos engranado, sin tener que jugar con la doble posición de los mecánicos.

Otro cambio importante fue la apuesta por unos platos 52-36 junto al clásico cassette 11-28***. Tenía mis dudas con esta jugada, sin embargo, por ahora el piñón de 28 apenas lo he tocado y, en cambio, la ganancia para pedalear bajando a una menor cadencia para una misma velocidad me parece un cambio acertado.

Y el último cambio importante han sido las ruedas. He decidido abandonar (o aparcar por ahora) las Zonda y he montado unas Racing Quattro LG. Se trata de unas ruedas “peores” que las Zonda, sin embargo, ofrecen un perfil de 35 mm y una anchura de 23.5 mm (17 internos), que casa perfectamente con los neumáticos de 25 mm, que de hecho son los recomendados. Los rodamientos de las Quattro suenan a un ligero rozamiento metálico cuando cogen velocidad, sin embargo, no aprecio que rueden mejor ni peor que las Zonda. En llano, el conjunto de la bici bate mis mejores tiempos, mientras que, subiendo, bueno, la ligereza de las Zonda seguramente arañen algún segundo. Las cubiertas de 25 mm son interesantes en cuanto a que permiten jugar con las presiones según vayas a transitar por un firme en mejor o peor estado. Si vas por buen firme, metes 7.5 ó 8 bares como en las de 23 mm y, si vas por un lugar tortuoso, metes 6.5 bares y andando. Aún así, a alta presión, se comportan como unas ruedas notablemente más cómodas que las de 23 mm cuando el terreno está ligeramente dañado y dan confianza en bajada, sin embargo, no merman la agilidad de rodadura, ya que el contacto con el suelo es similar a las de 23 mm. Volviendo a las Quattro, la pista de frenado es buena, aunque igual hay que limar un poco las zapatas para que asienten bien en el nuevo ancho. Además, según comentan usuarios más longevos de estas ruedas, son casi a prueba de bombas… exceptuando los rodamientos, donde los de las Zonda ganan por goleada, al menos en cuanto a durabilidad sin mantenimiento. El perfil de 35 mm sirve para uso diario, aunque se aprecia la influencia de los vientos cruzados y conviene tenerlo en mente y aplicar un plus de atención. También es interesante apuntar que la mejora aerodinámica es escasa con 35 mm de perfil; la mayor ganancia es en estética. De modo que, ante la duda de si montar rueda más ligera (Zonda/Racing 3) o más aerodinámica (Scirocco/Quattro), yo recomiendo las primeras.

** Actualización. Tras unos 500 km he vendido las Quattro y he vuelto a mis queridas Zonda, con cubierta de 23 mm, en este caso, las Vittoria Rubino Pro. A estas alturas, no estoy seguro de si es más sugestión o realidad, pero lo cierto es que con las Zonda marco tiempos bastante mejores en subida, mientras que con las Quattro, y a pesar de las GP 4000S II, parecía que se pegaban al suelo y me impedían avanzar con soltura…

*** Si bien el 36×28 apenas lo uso y el 11-28 era suficiente para mí, al final instalé un 11-32, tras “pinchar” en un puerto de primera por falta de fuelle. La experiencia 52/36 y 11-32 es muy buena.

Y nada, así han sido mis sensaciones y así las he contado. La Orca me parece una bici estupenda y conste que la Agree GTC Race también me encantaba, pero los cables internos, los cambios electrónicos y la aerodinámica son puntos que dan una clara ganadora.

A rodar se ha dicho.

image

2 comentarios el “Orbea Orca

Escribe tu comentario :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s