¿Sabías que…?

Hay diversos temas de mecánica que siempre son de interés para todos los que conducimos un vehículo pero que muchas veces desconocemos. Hoy haremos un acercamiento a tres de estos temas.

El primero trata sobre el aire acondicionado. Desde el libro del fabricante (el primero que muchos ni siquiera tocarán en su vida), se recomienda desconectar  el A/C cuando queramos ganar potencia, en las subidas, por ejemplo. Pero ¿cuánta potencia perdemos usando el aire acondicionado? Pues más de la que puede parecer. En principio, la pérdida de potencia con el climatizador encendido puede rondar ¡¡el 20%!! Esto es muy interesante, porque también significa que, para un mismo recorrido, el gasto en carburante sube entre un 5 y un 20%. Hay una pregunta frecuente, que propone si gastará más carburante abrir las ventanillas o poner el climatizador. Pues este último, sin duda. Las ventanillas abiertas no suben el gasto de carburante significativamente. De todos modos, el climatizador siempre es muy útil, tanto en verano como en invierno, época en la que evita el empañamiento de los cristales al meter aire deshumidificado dentro del vehículo, así que siempre conviene tenerlo en buen estado, y para esto es recomendable encenderlo, aunque no se necesite, al menos una vez a la semana como mínimo durante un par de minutos. La razón es hacer circular el aceite en el compresor para mantener siempre lubricado el equipo. Si no se hace esto con frecuencia, el mecanismo podría dañarse.

El segundo punto que vamos a tocar es acerca de los coches con turbo (los diesel actuales casi todos). Dice el manual del vehículo que si está equipado con turbocompresor de gases es recomendable esperar un rato antes de apagar el vehículo al llegar al destino (alrededor de un minuto), pues podría dañarse el turbo a la larga, sobre todo si el viaje ha sido intenso para el motor. El caso es que no da mayor explicación, y el motivo es el siguiente. El turbocompresor opera a altas temperaturas mientras el coche rueda y no mantiene una temperatura más o menos constante como el motor una vez en caliente. Cuando el coche se detiene y el motor entra en ralentí, el turbocompresor se relaja, pero está “al rojo vivo” y necesita alrededor de un minuto para bajar la temperatura a un nivel que no le resulte dañina. Durante el trayecto, el turbo se mantiene lubricado y refrigerado. El problema está en que si se apaga el motor con el turbo aún con excesivo calor, una vez apagado el motor el flujo de lubricación y refrigeración se detiene, con lo cual falla el elemento refrigerante de las altas temperaturas del turbo y esto es lo que hará que se deteriore a un ritmo superior al normal.

Por último, una confusión habitual. Hay personas que creen que bajar una cuesta en punto muerto ayuda a economizar carburante, pensando que, a mayores revoluciones del motor, mayor gasto hay. Craso error, aparte de peligroso. Los vehículos modernos cortan la inyección de carburante cuando se está en bajada sin pisar el acelerador, mientras que en punto muerto consume lo necesario para mantener el ralentí. Además, el “freno motor” es un elemento muy importante durante la conducción, ya que reduce la velocidad del vehículo en bajada y ayuda a controlarlo, y en pendientes muy inclinadas reduce el uso excesivo de los frenos, que podrían sobrecalentarse y perder capacidad de frenada.

Anuncios
de Dani Publicado en Motor

¿Biogás? Una mierda muy interesante

En este artículo he leído algo que me ha parecido sumamente interesante. Se trata de vehículos tirados por biogás, una alternativa digna de tener en cuenta frente a los hidrocarburos, ya que, con unas modificaciones a los vehículos, pueden ser impulsados por este combustible sin sufrir demasiada pérdida de potencia respecto al tradicional. Lo bueno es que el biogás se obtiene de los excrementos, humanos o no, estimándose que las deposiciones de 70 hogares pueden hacer recorrer unos 16.000 km al coche de prueba, un New Beetle. A todo esto, el tubo de escape no emite los olores típicos de las fosas sépticas, sino que el resultado es inodoro. Sin entrar en más detalles, os animo a leer el artículo original. Y aquí, más sobre el biogás.

Cuidado con los ciclistas

Amigo conductor,

me dirijo a ti para pedirte que tengas cuidado cuando rebases a los ciclistas, que, en su afán por hacer un poco de ejercicio y disfrutar de un deporte entretenido, no les queda más remedio que circular por las carreteras, en todo o en parte de su trayecto.

Quisiera que tuvieses en cuenta que el margen de seguridad para adelantar a un ciclista ha de ser holgado, pues un ciclista puede acabar fácilmente en el suelo, y ser atropellado por tu coche si pasas muy cerca de él. Por ejemplo, cuando un ciclista sube una cuesta, puede caer fácilmente por un despiste, pero también, por mucho cuidado que lleve, por culpa de una piedra, una rotura de cadena, o cansancio. En cualquiera de estos casos, puede invadir más o menos un metro y medio de calzada, en un visto y no visto. Por tanto, tenlo en cuenta siempre que vayas a pasar al lado de un ciclista.

También existe riesgo cuando un ciclista está a la vuelta de una curva cerrada. Procura no pegarte mucho a los bordes de la calzada en estos casos de poca visibilidad, y procura llevar la velocidad adecuada para esquivar o detener el coche en caso de que encuentres un “obstáculo” en medio, que seguramente él ya irá lo más pegado a la cuneta posible para no entorpecerte.

Esperando que esto pueda servir para salvar alguna vida o evitar algún susto, muchas gracias,

Daniel Fernández.

Por si alguien sigue pensando que la velocidad no se nota en un coche “grande”…

Hay quien piensa que porque un coche mida medio metro más que otro y tenga un par de tecnologías más es suficiente para “pisarle” sin miedo.

Pocos son conscientes de que las medidas de seguridad vial están pensadas para sobrevivir y no matar a nadie ante los imprevistos que suceden de manera habitual durante cualquier ruta en automóvil. Por ejemplo, un niño que se le haya soltado de la mano de su madre justo tras una curva cerrada. ¿Pensarías que atropellarlo por tomar la curva sin visibilidad aunque sea a 50 por hora, si no tienes visibilidad para detener el coche a esa velocidad, sería un accidente? Cuanto más a mayor velocidad, en fin.

Hoy, desde MotorPasión, nos ilustran como un coche se despega del suelo como un papel ante un imprevisto, unido con un poco de despiste, aunque la velocidad es “sólo” de 100 km/h. Incluye fotos y  un vídeo captado en el momento del accidente, pero tranquilos, en esta ocasión no ha sucedido nada grave a los ocupantes.

de Dani Publicado en Motor

Llenar el depósito “a medias” ya no parece rentable

Desde siempre se nos ha dicho (y hay quien lo cumple) que era mejor llenar medio depósito de combustible de cada vez, para ahorrar, ya que el coche pesa menos y gasta menos en total.

Tal vez había algo de cierto en esto, sin embargo a día de hoy, en el que el precio del carburante está subiendo 1 o 2 céntimos por semana, esta máxima no nos sale rentable, por lo siguiente.

Si llenamos el depósito hoy a 1.16 €, y la próxima vez a 1.18€, nos saldrá más rentable que llenar medio depósito a 1.16 €, otro medio a 1.17€, y luego a 1.18€ y 1.19€. Como claramente podréis ver, llenar “a tope” el depósito es lo que más rentable nos va a salir, pues habremos llenado el depósito primero a 1.16 y segundo a 1.18, mientras que de la otra forma la segunda mitad del depósito nos saldrá más cara, y será mayor el dinero que perdemos con la subida del precio que la compensación por el carburante que podamos ahorrar.

De todas formas, creo que el tema comienza a ponerse realmente preocupante. Entre la subida del precio del petróleo y la chapuza de los biocarburantes (que parece que sacan de comer a las personas para darle a los coches, sin hablar de las zonas del planeta donde están creando desierto a base de arrasar con la vegetación para exprimir como combustible), esto no tiene sentido.

Creo que para cubrir las necesidades de automoción, la única alternativa viable será sacar combustible del agua (léase hidrógeno), la única cosa que parece que abunda en la Tierra (al menos en el mar), y más vale que apuremos en perfeccionar la técnica. Y no sé por qué los constructores no se ponen manos a ello en serio, pues sólo los beneficiará al preverse una oleada de cambios de vehículo; en cambio, si no hacen nada al respecto, verán como merma el poder adquisitivo de la gente con las consecuentes bajadas de ventas de automóviles de aquí en adelante. Además, creo que a los gobiernos también les compesará (y mucho) invertir en I+D en este terreno, que contribuirá a subir el PIB de la mayoría de los países. Y no hablemos de lo que se descontaminarían las ciudades, por citar algo visible.

Os invito a leer este interesante análisis acerca del tema.