Stagefright

movil

“En Android no hacen falta antivirus porque no los hay” dicen algunos. Por ahora, ciertamente hay cierta tranquilidad si sólo instalamos aplicaciones desde la tienda oficial y no instalamos compilaciones Android bajadas de sitios extraños. Otro tema, sin embargo, son los agujeros de seguridad, esos de los que absolutamente todos los sistemas operativos padecen, y por eso, habitualmente, al menos los de escritorio, reciben actualizaciones de seguridad periódicas. Sin embargo, en el caso de Android, lejos de cada aplicación por separado, el sistema muchas veces no se actualiza, y, si lo hace, es muy de cuando en cuando. Y ese tema siempre me ha preocupado. ¿Qué pasa con todos los agujeros de seguridad que se van descubriendo y que Google va tapando con cada nueva iteración? Pues que, probablemente, nunca se corrijan en tu dispositivo, o tarde mucho.

Y esa bomba de relojería parece que ha explotado de forma grave en los últimos días, con la llamada vulnerabilidad Stagefright que afecta al 95% de los dispositivos Android actualmente en circulación. ¿De qué va esto? Pues se trata de que, un atacante, mediante el envío de un mensaje MMS, puede corromper la memoria de tu móvil, con lo que, teóricamente, se abre una puerta para obtener acceso remoto a todos tus datos (aunque, que se sepa, todavía no se ha explotado el fallo).

http://www.xatakamovil.com/sistemas-operativos/nueva-vulnerabilidad-en-android-un-video-con-codigo-malicioso-abre-la-puerta-a-los-hackers

http://www.xataka.com/moviles/se-abre-una-nueva-era-para-la-seguridad-en-android-y-todo-gracias-a-stagefright

Con todo el revuelo, Google ha anunciado que sus Nexus pasarán a tener actualizaciones periódicas del sistema operativo, una vez al mes (menos es nada), y Samsung parece que también se suma al carro. Sin embargo, el problema en dispositivos “antiguos” y en otras marcas nunca se resolverá, aunque esperamos que más empresas se unan a esta iniciativa de actualizar más a menudo sus sistemas.

Mientras tanto, Avast Software nos ofrece un paliativo para que, al menos, no nos afecte el agujero de seguridad sin darnos cuenta, y consiste en abrir los ajustes de nuestro programa de SMS y MMS y desactivar la opción de “autorrecuperar MMS”. De este modo, al menos, no nos “hackearían” de forma automática, aunque si abriésemos el supuesto MMS maligno, estaríamos vendidos igualmente. Con lo cual, se recomienda no abrir MMS, aunque sean de conocidos.

Como hemos comentado arriba, el problema viene del envío de un MMS con vídeo. Al abrirse el vídeo, se corrompe la memoria y se abre la puerta al atacante. Por defecto, los programas de mensajería SMS y MMS más comunes cargan los vídeos automáticamente, y así el daño ya está causado. Avast Software nos propone configurar los programas para que, al menos, los MMS no se carguen automáticamente. El problema no se elimina del todo, ya que si tu abres el posible MMS infectado por tu cuenta, el problema lo tienes igual, pero al menos, te evita que todo el proceso ocurra sin que ni siquiera te des cuenta de que te ha llegado un MMS perjudicial.

Hay que aclarar que este problema no afecta con la visualización de los vídeos de otros servicios, como YouTube o WhatsApp, sólo con los de los MMS, y puesto que hoy en día creo que nadie envía vídeos por MMS, bien podéis sospechar si os llega alguno.

Anuncios

Hablar por hablar, una de móviles…

(ACTUALIZADO 9/09/17). Si hay algo que ha evolucionado a pasos agigantados en los últimos quince años, eso ha sido la informática. Inicialmente el PC fue el abanderado de un crecimiento que parecía imparable, aunque parece que ya hace unos años en que los ordenadores llegaron a un punto en el que las prestaciones superaron los límites de potencia que el gran público demanda para las tareas cotidianas, y tengo la sensación de que se ha paralizado un poco su desarrollo y negocio. Y gran parte de ese negocio parece que se ha redirigido al fenómeno smartphone, donde sus innovaciones y bajada de precio empiezan a dejar un poco en ridículo al avance del clásico sobremesa/portátil.

Sigue leyendo

SAR o no SAR, esa es la cuestión

El SAR (tasa de absorción específica) es una medida de la potencia máxima con que un campo electromagnético de radiofrecuencia es absorbido por el tejido vivo. Se utiliza en muchos ámbitos, aunque el más popular es el relativo a los teléfonos y cachivaches móviles que cuenten con conexión móvil, Wi-Fi, Bluetooth, etc.

Tengo la sensación de que, a medida que los móviles tradicionales, Smartphones o Tablets, se han introducido en la vida cotidiana, el interés por cosas como el SAR de uno u otro dispositivo ha, simplemente, desaparecido. Claro está que todos los terminales actuales cumplen con la normativa de seguridad vigente, no obstante, tal vez no está de más ser precavido por exceso mejor que por defecto.

A parte de que los valores de SAR vienen identificados en cada dispositivo, no está de más conocer de antemano cuales son estos valores. Por ejemplo, si dudamos entre dos móviles a la hora de adquirir uno, tal vez nos interesa mejor comprar aquel dispositivo que en lugar de acercarse a los 2 W/kg máximos permitidos, se encuentra su SAR por debajo de 1 W/kg, o incluso 0.5.

Aunque no esté muy demostrado que a mayor valor sea peor su efecto sobre el cuerpo, cuando menos, a valor más bajo, menos se nos calentará la oreja cuando hablemos por nuestro Smartphone durante largo rato, o la mano cuando estemos viendo un vídeo por streaming desde sitios como YouTube.

Así pues, tenemos páginas como SARdatabase.com, que nos informan de los valores SAR de los dispositivos de las compañías más relevantes del sector, para que podamos conocer los valores de antemano.

Android 4.0.4 para Sony Ericsson Xperia Neo

Hace ya varios meses que Sony anunció la próxima llegada de Android 4.0 “Ice Cream Sandwich” a su gama de móviles Xperia, comenzando por los más modernos y dejando otros más antiguos, como mi Xperia Neo, para un mes después. Eso debía haber ocurrido por Junio. Así que, me dediqué a esperar a que el móvil me avisase de la oportuna actualización cuando fuese menester, como había ocurrido con anteriores actualizaciones.

Claro que el tiempo fue pasando y el móvil no me avisó de que hubiese ninguna actualización, así que investigué por internet como iba el tema. ¡Vaya, pero si la actualización ya había salido y no tenía notificación!

¿Qué pasó? Que a los de Sony se les ha ocurrido, no sé si por razones técnicas o no, que la actualización a ICS debía realizarse mediante el software oficial para PC. Esto quiere decir que el Xperia Neo no se puede actualizar a Android 4.0 vía OTA (Over The Air), vamos, por sí mismo, como ocurrió anteriormente, sino que se requerirá del programa oficial de Sony, PC Companion, que, además, sólo está disponible para Windows.

Por tanto, la actualización está disponible desde junio, al menos para usuarios de Vodafone, sin embargo el móvil no nos avisará de su disponibilidad. Ahora bien, una vez conectemos nuestro móvil al software PC Companion, enseguida nos avisará de la posibilidad de actualización a Android 4.0.4, y se podrá instalar sin ninguna complicación ni pérdida de datos o configuración. Aquí han elaborado una ligera guía del proceso. De todos modos, yo recomiendo hacer un reformateo e instalación con borrado completo (Ajustes – Copia seguridad y restablecer – Restablecer datos de fábrica), ya que, aunque engorrosa tarea la de tener que reconfigurar todo el sistema (no olvidarse de hacer copia de los contactos del teléfono en un archivo en la SD, por ejemplo), me dio la sensación de que el sistema se estabilizaba y ganaba algo de velocidad.

Ahora bien, no lanzarse a actualizar a lo loco, puesto que el proceso no es oficialmente reversible. Si bien las actualizaciones sobre Gingerbread (2.3.4, 2.3.6…) fueron todas recomendables, la actualización a ICS hay que sopesarla, pues algunos programas no están preparados y no serán compatibles (los menos, pero debes consultar las notas oficiales de los programas que utilizas), mientras que otros pueden no funcionar correctamente, o incluso ir algo más lentos que antes. La página oficial de Sony ya nos pone sobre aviso de que “el rendimiento de tu teléfono puede verse afectado”, dado los mayores requerimientos hardware de Android 4.0.

¿Cuál es mi opinión personal al respecto? Hay que decir que, para empezar, hay que acostumbrarse un poco al nuevo estilo visual y a la reordenación de elementos, especialmente en los ajustes del sistema, aunque no hay ningún cambio drástico. Básicamente, todo está dónde estaba, y el funcionamiento sigue siendo el mismo. Además, como siempre, la personalización de Sony sobre Android no es muy intrusiva con el sistema. Las aplicaciones de Google (Gmail, Reader…) sufren ligeros cambios, especialmente YouTube, aunque los veo positivos. En cuanto a las aplicaciones que manejo día a día, todas funcionan perfectamente y se ven igual que antes, a excepción de los emuladores que estuve probando recientemente, GENPlusDroid y SNESDroid. Concretamente, a los botones virtuales “se les va la olla” a menudo, de manera que un sólo botón realiza dos opciones a la vez (p. ej. saltar y disparar), como si se hubieran presionado dos botones a la vez. Además, en el caso de SNESDroid, se nota un rendimiento ligeramente más bajo, aunque nada grave. Por tanto, si usas estos emuladores de manera habitual, no es aconsejable que actualices tu terminal a ICS, al menos hasta que se pongan al día.

En la parte positiva, he notado que la conexión WiFi funciona mucho mejor, más rápido, bajo el nuevo sistema operativo, y, en general, nos vemos beneficiados de las nuevas posibilidades software y las nuevas características de ICS. Así que, para la mayoría de usuarios, a no ser que se use alguna aplicación incompatible con el nuevo sistema, sí recomendaría la actualización; al menos, yo estoy contento con el nuevo Android, su nuevo look y su rendimiento en mi Xperia Neo.

He aquí unas capturas de pantalla para finalizar.

Se puede personalizar la posición de los programas en el menú.

YouTube muestra un menú como en la web, y la pantalla de la derecha se puede retirar o traer al frente con un desplazamiento lateral.

Nueva vista de YouTube, letras negras sobre fondo claro.

Nueva vista de pantalla de bloqueo por patrón.

Tema por defecto de Sony para ICS.

Nuevo look general de las aplicaciones de Google, en este caso Google Reader.

¿Dará guerra Windows Phone 8?

Microsoft presentó oficialmente Windows Phone 8, su nueva plataforma móvil, y, con ello, todas las novedades que aportará al mundo de sistemas operativos móviles.

Como muy bien saben los de Redmond, la clave del éxito de un sistema operativo comienza por atraer masivamente a los desarrolladores, poniéndole las cosas lo más fáciles posible. Y, si algo tiene Microsoft detrás, es la mayor base de desarrolladores del mundo, aunque operando en el Windows clásico. Así que, no se les ha ocurrido otra cosa que meter un núcleo común con el sistema Windows tradicional en su nuevo sistema operativo móvil y, con ello, han puesto a disposición de los desarrolladores las herramientas necesarias para que programar o portar aplicaciones entre plataformas sea bastante más sencillo, con cosas como DirectX, C/C++ nativo…

En Microsoft, conocen bien las debilidades del usuario medio, quienes buscan siempre el apartado lúdico de cualquier dispositivo (juegos, multimedia). En ese sentido, con las novedades para los desarrolladores, portar juegos entre plataformas se ha facilitado muchísimo y se han abierto muchas posibilidades, ya que ahora se pueden portar fácilmente motores y APIs ya existentes.

También sabe cuidar el gigante de la informática a las empresas, y así les ofrecen características específicas demandadas por éstas.

Si a esto se añade un sistema estable y al día en cuanto a tecnologías móviles se refiere, me parece que, con lo volátiles que son los usuarios de móviles entre plataformas, el nuevo Windows Phone 8 tiene muchas bazas para ganar terreno y ponerle las cosas difíciles a mi amigo el Android. Éste, bajo mi punto de vista, tiene unas interfaces más vistosas y amigables, con los temas pulidos de HTC o Sony, por ejemplo, y va muy bien en terminales de gama media-alta, pero la tranquilidad que tenía con la plataforma Android de cara a medio plazo, se me viene un poco abajo con este próximo lanzamiento de Microsoft.

Os dejo con la presentación en inglés, por si os interesa.

¿La era post PC?

Muchos medios y editores se afanan últimamente por “alarmar” sobre el advenimiento de la era post PC. Esto no es más que la era en que los potentes smartphones y tablets superen en uso al PC (portátil y/o sobremesa) y lo releguen a coger polvo metidos en una bonita caja de cartón.

La verdad es que, en muchos sentidos y con muchos usuarios, esto ya ha sucedido. Ver un vídeo de YouTube, buscar información por la red sobre uno u otro asunto, jugar a algún sencillo (y entretenido) juego o, incluso, chatear con los amigos (en cualquier modalidad de “chat”), es una tarea cómoda y perfecta para este tipo de aparatos. Además, su transporte es comodísimo; los puedes llevar siempre encima y contar con conexión en cualquier lugar.

Hasta aquí, me parece perfecto. Sólo espero y deseo que:

– No se termine reemplazando el teclado analógico por toquetear teclas en pantalla.

  • Cuando tu trabajo con el software depende mucho de lo que escribes (office, email, programación, etc.), no hay teclado en pantalla que sustituya un buen y cómodo teclado analógico. No me importa cambiar el PC de toda la vida por un generoso y potente tablet, siempre y cuando, de alguna forma, se pueda conectar un teclado al mismo si es necesario (el ratón igual es más prescindible).

– Se mejore el proceso de reinstalación del sistema operativo de fábrica, así como la instalación de otros sistemas operativos.

  • En principio, los smartphones y los tablets modernos vienen con el sistema operativo que vienen y te lo tienes que tragar. Bien es cierto que el “rooteado” de estos aparatos (especialmente en Android) está a la orden del día, con lo que muchos usuarios cambian el sistema operativo de fábrica por uno personalizado, pero esto requiere jugar con parámetros extraños y no permitidos directamente. Necesitamos que:
  1. tanto reinstalar el sistema operativo original como instalar un nuevo sistema sea algo trivial, como en PC.
  2. no tengas que rezar para que el proceso se realice correctamente. Si en un PC ocurre algo raro mientras realizas el proceso de instalación de un nuevo sistema operativo (caída de corriente, etc.), vuelves a empezar y listo. En un smartphone, si algo sale mal, el artefacto se queda paralizado y tiene que terminar pasando por el servicio técnico. Esto no puede ser, no puede ocurrir con un hardware que necesitas para poder realizar tu trabajo o seguir tus estudios, o… ¡qué narices!, porque es tuyo y lo quieres operativo de nuevo cuanto antes.

– El hardware sea compatible, universal.

  • Tanto si tengo un tablet Sony, como un Samsung, como un X marca, es necesaria una compatibilidad de hardware (aunque sea diferente en cuanto a potencia), pero que permita que un sistema operativo general se pueda amoldar a cualquier plataforma sin problemas. Con los actuales smartphones, parece ser que hay ciertas diferencias técnicas que impiden que un Android funcione, sin cambios, igual en una plataforma que en otra. Está claro que no se puede pedir a un fabricante de un sistema operativo que cree uno diferente según marca o, incluso, modelo. Más bien, las especificaciones de procesador y chip gráfico básico, entre otros, deben ser universales, como ocurre en PC, aunque luego se requieran drivers diferentes según fabricante para poner el hardware al 100%. Parece ser que, incluso entre el propio procesador ARM, por ejemplo, existen diferentes tipos de implementaciones de esta arquitectura según una u otra marca, y son incompatibles entre sí. Es por eso que cada fabricante tiene incluso que lidiar internamente con enormes problemas para meter un nuevo Android en su gama de terminales de manera segura, y por eso una nueva versión tarda tanto tiempo en salir como actualización al mercado y, encima, lo hace de forma paulatina, primero unos terminales y luego otros.

Así que, si ha de haber una era post PC, que la haya, pero en condiciones, por favor.

Android 2.3.4 llega a Xperia Neo

Ayer recibí notificación de la actualización oficial de Sony Ericsson para el Xperia Neo, que de serie venía con Android 2.3.3. Tras un rato considerable y un montón de reinicios (que llega a dar la sensación de que algo fue mal y que el terminal no es capaz de iniciar con normalidad ya cuando parece que la instalación ha finalizado -debemos ser pacientes con esto-), se produce el primer arranque del nuevo software, que tarda más de la cuenta, pero solo la primera vez.

Una vez pasado el proceso, verificamos que se ha instalado Android 2.3.4 (versión que ya viene de serie en los Xperia Neo V), y que trae consigo algunas novedades y correcciones varias. Visualmente, todo sigue en su sitio y nuestros ajustes personales, así como datos guardados, agenta, etc., se mantienen.

Yo diría que la novedad más interesante de cara al usuario medio es que, en esta versión, se ha incluido Gesture input, una tecnología desarrollada por Sony Ericsson que viene a ser lo mismo que el famoso Swype, aunque, según tengo visto en vídeos de Swype,  Gesture input pudiera ser un poco más ágil. Como no he probado Swype en sí, no puedo concretar. Sea como sea, la tecnología es similar, solo que Swype pertenece a Nuance y tal vez Sony ha pensado que, a la larga, ahorrará dinero en licencias creando su propio “Swype” sin tener que depender de otra empresa.

También hay otras novedades, como poder usar teclado y ratón para controlar la interfaz del móvil, la posibilidad de sacar fotos panorámicas o la posibilidad de tomar un “screenshot” de cualquier pantalla que estemos viendo en nuestro terminal.

Así pues, si no os ha saltado la notificación, cargar pilas (no se os ocurra actualizar con la batería baja), conectar a las 3G o al WiFi (abstenerse internet por GSM), buscar la actualización oficial vía OTA (el aviso ya debería saltar de forma automática), y proceded a su instalación, que vale la pena.

Os dejo este enlace a un vídeo en YouTube con todas las novedades de Android 2.3.4 para la gama Xperia.

Gesture input (Swype): aprobado

No hace mucho tiempo que hablé sobre las que yo considero las bondades del teclado numérico con texto predictivo tradicional para escribir grandes cantidades de texto en un móvil Android frente al qwerty o Swype: velocidad y precisión, al tener que lidiar únicamente con nueve teclas en lugar de con todo el alfabeto.

Lo que dije, no lo retiro: creo que la velocidad de escritura que se puede alcanzar con el texto predictivo en teclado numérico no tiene rival en un móvil (a no ser con reconocimiento de voz). No obstante, la tecnología Swype y similares (Gesture input de Sony Ericsson en mi caso) me está resultando muy atractiva por otro motivo diferente a la velocidad: comodidad.

Y es que, por mucho que conozco bien la situación de las letras en un teclado qwerty, nada me resulta más veloz para escribir que lo dicho, el teclado numérico. Sin embargo, estoy encontrando más confortable la comodidad del teclado tipo Swype a la hora de introducir texto en el móvil que estar “golpeando” repetidamente con el índice la pantalla del aparato. Es cierto, escribo algo más lento cualquier cosa con Swype, pero la agradable sensación de, símplemente, arrastrar el dedo de aquí para allá (y el buen desempeño de Gesture input en el reconocimiento de lo que se quiere decir) son unas buenas bazas que sopesar.

¿Más velocidad o mayor comodidad en la introducción de texto? En mi caso, tengo “el corazón” algo dividido con este tema, y depende un poco del momento y de lo largo que sea lo que tengo pensado escribir, aunque la práctica con este tipo de teclado y el aprendizaje de preferencias de palabras de Gesture input, que acorta las distancias de velocidad con el teclado numérico, hace que “Swype” lleve las de ganar conmigo.

El peligro de las pantallas planas

Hace tiempo que las pantallas planas han dejado de formar parte del mundo geek y han pasado al usuario común, a la mayoría de los hogares, bien sea en forma de televisor, monitor de ordenador o pantalla de móvil.

Sin embargo, la mayoría de los usuarios nunca se leerá los manuales, donde se especifica claramente el peligro y toxicidad extrema del cristal líquido que va en el interior de estas pantallas, líquido que no se debe tocar nunca con la piel, ¡ni siquiera con la ropa!, en caso de rotura de la pantalla, ya que se absorbe por la piel y pasa al organismo.

En el caso de los móviles, se especifica que no se ha de usar una pantalla que haya resultado dañada de algún modo, aunque solo parezca ligeramente agrietada, pues el líquido podría llegar a la piel en cantidades pequeñas, sin darnos cuenta.

La Wikipedia lo cuenta así: ” Los cristales líquidos del interior de la pantalla son extremadamente tóxicos. No deben ser ingeridos, o tocados por la piel o la ropa. Si se producen derrames debido a que la pantalla se agrieta, lávese inmediatamente con agua y jabón.” Esto es, más o menos, lo que también cuentan los manuales de cualquier dispositivo que incorpore una pantalla plana con cristal líquido.

No estaría de más que esta toxicidad la avisaran claramente con una etiqueta bien visible al desembalar uno de estos trastos, pero, ya que al menos lo sabemos por nuestros propios medios, tenedlo en cuenta, sobre todo con especial atención a los más pequeños de la casa.

Teclado numérico: el gran olvidado de Android

Es un hecho, Android se ve en todas partes. Amigos y conocidos, desconocidos también, todos con su Android de entre tres y cuatro pulgadas. Los vemos a menudo, en todas partes, escribiendo mensajes, correo, publicando en el Facebook…

Todos tienen algo en común: aprovechan su gran pantalla para usar un teclado qwerty, bien sea en horizontal o vertical, y los vemos teclear a duras penas, quien mejor quien peor, buscando la b, corrigiendo las letras con el retroceso, algo lamentable, en el mejor de los casos. Yo venía del T9 del Nokia, en numérico, y me tiraba para atrás el Android cada vez que veía a alguien escribir en su flamante Galaxy S a ritmo de tortuga.

Alguien ideó el Swype y similares, técnica “revolucionaria” con la que se consigue escribir hasta 40 palabras por minuto en qwerty. Revolucionaria respecto al qwerty en móvil, no lo dudo, pero en cuanto a la velocidad con la que se teclea con el índice en predictivo en 9 teclas, lo dudo mucho.

No digo que no sea rápido el Swype, pero con el texto predictivo del teclado numérico de Android, que va de maravilla, me río yo de todos los vídeos que llevo vistos de la supuesta velocidad del Swype. ¿Que no?

Lo único a lamentar es que Android necesita un buen terminal para que el texto predictivo sea instantáneo y, por tanto, usable de manera agradable. Claro que eso, tanto en un caso como en el otro.

Creo que sería una auténtica tortura para esos amigos y conocidos que tengo visto el obligarles a editar un post como este en su qwerty móvil, cosa que a mí me ha llevado unos minutos. Si ya conocemos la situación, al dedillo, de las letras en teclado numérico de móvil, tras tantos años de uso que les hemos dado, ¿por qué no darle una oportunidad en el Android a ese mejorado sistema?

He aquí un ejemplo de lo dicho. Un fenómeno el chaval. Yo esto lo consigo, pero con el índice; el dedo gordo se me descoyuntaría ;)